. Nabil Fouad Sadek - Libros de este autor - Bubok
bubok.co utiliza cookies propias y de terceros. Si continua navegando, consideramos que acepta nuestra política de cookies. OK
Buscar en Bubok

Nabil Fouad Sadek

Nací en Biba una población de la provincia de Beni Suef, al Sur del Cairo en el Alto Egipto en el  1959,  en una familia cristiana ortodoxa copta humilde y pobre, haciéndome ver desde niño la dureza de la vida de los humildes, de los que trabajan mucho y ganan poco, pero teniendo una  infancia feliz, con una familia unida y con una educación  moral y unos  valores enseñados por mis padres, como el valor del trabajo de la gente sencilla y que junto con mi ilusión de la niñez y al darme la oportunidad de estudiar,  hizo que fuera un estudiante excelente, quedando el primero de mi promoción en mi población , Biba y el mejor de toda la provincia de Beni Suef. Decidí ser guía turístico por  una ilusión un deseo de mi niñez ya que teníamos una casa sencilla, pobre, humilde,  pero cerca del Nilo y casi cada día subía al techo, arriba del todo para ver algo que me encantaba desde pequeño...estos barcos enormes que llevan turistas y navegaban por el rio. Me fui a  estudiar  al Cairo, ingresando en  la Universidad de Ain Shams donde estudie español y empezando por casualidad a estudiar la historia de Egipto, que me fascino,  quedándome allí y completando mis estudios con cursos de  Egiptología,  viniéndome todo de golpe y  así poder  conseguir mi sueño  de estar en esos  barcos, haciendo  de guía y estar con los turistas hablándoles de mi país. Veinticinco  años de guía, un montón de conferencias dadas,  artículos  escritos desde hace  años   y más de 700 viajes acompañando  a la gente por todo mi país, avalan mi trabajo.

Este es mi primer libro, un  pequeño estudio para dar a conocer al público, siendo también  un homenaje, a  la gente pobre, sencilla y humilde como mi familia y las otra familias que hacen  todo y cobran poco, de la gente normal, gente como mis vecinos y sus amigos, que sin ellos no hay nada. Hablo de los que dieron a este país su vida y su eternidad, de los campesinos como mi padre, de los artesanos,  de los niños como mi infancia y de las mujeres como mi madre.....hablo de mi gente, con  los que he vivido  y estudiado,  hablo de la clase de la cual he salido y he querido siempre. Hablo de RE METH, los verdaderos fabricantes de mi civilización.