bubok.co utiliza cookies propias y de terceros. Si continua navegando, consideramos que acepta nuestra política de cookies. OK
Buscar en Bubok

Marta de Betania, hermana de María y de Lázaro

Impuestos y envío no incluidos
  • Autor: Miguel Cruz
  • Estado: Público
  • N° de páginas: 94
  • Tamaño: 210x297
  • Interior: Blanco y negro
  • Maquetación: Pegado
  • Acabado portada: Brillo
Ver ficha técnica completa

La enigmática y misteriosa dualidad de Jesús Hombre y Jesús Dios, sólo comprensible desde la fe, hace imposible que se diferencie una naturaleza de la otra, porque, en tanto que Dios, todo está presente en Él y no existe pasado ni futuro, mientras que, como hombre, sólo permanece el momento presente y el recuerdo del pasado. Pero hagamos el esfuerzo de pensar en Jesús como hombre sustrayén-donos a su dualidad divina y tengamos en cuenta que, pese a ser Hijo de Dios, el amor de los amores, el Padre quiso que su Hijo se encarnase en el vientre virgen de una mujer, naciera y viviera entre los hombres para que lo reconocieran como uno más y sobrellevara el día a día de cada ser humano, compartiendo las penalidades y los sufrimientos que los afligen, también las alegrías que disfrutan, para, al final, sufrir el escarnio, la humillación y la muerte como hombre, porque, siendo Dios, debía prevalecer sobre la muerte y resucitar. Ése es el misterio de la fe.

Pero, ¿en qué pensaría Jesús-hombre durante algunos de los  cuarenta días que se retiró al desierto para fortalecer su espíritu y prepararse para lo que hoy conocemos como su vida pública? Este relato es un intento de introducirse en aquel mundo misterioso y, al mismo tiempo, bellísimo, de la soledad de Jesús.

De regreso de su retiro, Jesús visita la casa Lázaro, su amigo, al que ha resucitado, y María se presenta como una mujer enamorada de la palabra de Jesús que se rinde a sus pies para escucharlo mientras lo perfuma con esencia de nardos y huye de la realidad para adentrarse en el portentoso y esperanzador mundo que anun-cia Jesús. 

Marta, por su parte, se ocupa de los quehaceres domésticos y le reprocha a Jesús su pasividad por permitirle a María que todas la labores caigan sobre ella.

En la respuesta que da Jesús a Marta está el anuncio de su propia muerte, pero pasa inadvertida para todos los presentes.

 

...[Leer más]
No existen comentarios sobre este libro Regístrate para comentar sobre este libro