bubok.co utiliza cookies propias y de terceros. Si continua navegando, consideramos que acepta nuestra política de cookies. OK
Buscar en Bubok

el apostol de los gentiles

Impuestos y envío no incluidos
  • Autor: Jaime Andres Naranjo Urbina
  • Estado: Público
  • N° de páginas: 97
  • Tamaño: 170x235
  • Interior: Blanco y negro
  • Maquetación: Pegado
  • Acabado portada: Brillo
Ver ficha técnica completa
¿Quién fue San Pablo?

 

Pablo es una de las grandes figuras del cristianismo primitivo. Nació en el seno de una familia hebrea que vivió fuera de Palestina, y fue educado en la rígida tradición farisea. Como judío observante de la ley conocía bien la Sagrada Escritura; y como ciudadano del imperio romano se manejaba perfectamente en la cultura y la lengua griega (Cf. Flp 3,3-14).

 

Pero su trayectoria vital cambió de forma radical cuando experimentó un misterioso encuentro con Jesús resucitado (1Co 15,8; Gal 1,16). De enemigo encarnizado de los cristianos pasó a ser un evangelizador entusiasta de la fe en Cristo. Después de un tiempo en el que fue madurando su fe en contacto con algunas comunidades cristianas, se dedicó por entero a la tarea misionera, llevando la buena noticia por la principales ciudades de Asia Menor y de Grecia, y fundando en ellas toda una cadena de comunidades a las que dotó de un sello peculiar y con las que mantuvo una muy intensa relación tanto personal como por cartas, ya que San Pablo no fue solo predicador sino que también pastor de esas comunidades.

 No está de más recordar y resaltar que, en el apostolado de Pablo, hubieron muchas dificultades, que como buen pastor él afrontó con valentía por amor a Cristo y convencido de que “todo lo puedo en Aquél que me conforta” (Flp 4,13). Tal como escribió en la segunda carta a los Corintios, tuvo que soportar “trabajos…, fatigas, cárceles…, azotes; peligros de muerte,... hambre, desnudez (Cf. 2Co 11, 23-28).

 

¿Cómo son sus cartas?

 

La carta es el género literario más utilizado en el Nuevo Testamento. Era también muy empleado en el mundo antiguo tanto en la comunicación privada como en la oficial. Puede decirse que San Pablo inaugura un género literario: la carta cristiana. Su ejemplo será ampliamente seguido por la tradición eclesial.

 

En líneas generales, las cartas de San Pablo se ajustan al esquema de la carta antigua que constaba de: encabezamiento, cuerpo de la carta o mensaje, y saludo final. Pero en el desarrollo de este esquema, Pablo es profundamente original pues lo que pretende ante todo es iluminar doctrinalmente y acompañar pastoralmente a las comunidades cristianas relacionadas con él.

 

¿A quiénes escribe San Pablo?

 

Escribe a comunidades o individuos con quienes está relacionado por razón del mensaje cristiano. En cuanto a las comunidades instaladas fuera de Palestina, en medio del mundo pagano y en núcleos urbanos; por lo general estaban compuestas por personas pertenecientes a todas las clases sociales.

 

¿Cuál es el mensaje de las cartas paulinas?

 

Las cartas paulinas tratan de animar y orientar a las distintas comunidades o personas a las que se dirigen. De ahí que su mensaje sea variado ya que en cada lugar se precisa una orientación concreta. Los diversos temas se tratan en un contexto dialogal y cercano, produciéndose una enseñanza progresiva. El Antiguo Testamento, en este sentido, sirve para interpretar los problemas que existen y relacionarlos con la novedad del mensaje traído por Jesús. Las cartas paulinas son un buen ejemplo de teología viva y pastoral puesto que establecen un diálogo entre la fe y la realidad, donde Cristo se convierte en lugar de referencia y en motivo de esperanza para todos los creyentes.

...[Leer más]
No existen comentarios sobre este libro Regístrate para comentar sobre este libro