bubok.co utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y a recordar sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Ver política de privacidad. Rechazar Aceptar
Buscar en Bubok

Diomedes Martelo Albarracín

Los rehenes secuestrados en diferentes pueblos y ciudades de la región debían permanecer en silencio. La mayoría con los ojos vendados y todos encadenados a la pared, unos por las extremidades y otros por el cuello. Dos veces al día les daban de comer yuca con arroz y entonces podían tomar un tazón de agua. Una vez por semana comían fríjoles sancochados con sal.


¿Quieres que te informemos de cómo publicar tu obra? Déjanos tu teléfono y te llamamos sin compromiso.

Introduce el nombre

Introduce el teléfono

Introduce el E-mail

Introduce un email válido

Escoge el estado del manuscrito

Debes validar que no eres un robot

Gracias por contactar con Bubok, su mensaje ha sido enviado con éxito. Una persona de nuestro departamento de asesoría al cliente se pondrá en contacto contigo a la mayor brevedad.
Enviar