Calendario 03 / agosto / 2015 Cantidad de comentario 1 Comentario

Editar un libro es un camino largo, a través del cual se nos presentan muchas preguntas que no siempre sabemos cómo resolver de la mejor forma, una de las más comunes suele ser ¿Qué tipografía utilizar?

A través de este post, te daremos una serie de consejos prácticos para que puedas elegir una tipografía que mejore la apariencia de tu obra y ayude a tus lectores a acercarse de manera más cómoda y efectiva a tu libro.

Una de las primeras cosas que hay que entender cuando se habla de tipografía es que el alfabeto es un sistema de signos y  una fuente recaba ese conjunto de signos alfabéticos (letras) y otros signos no alfabéticos (signos de puntuación, interrogación, etc.) en un mismo estililo, con características comunes que permite reconocerlas como parte del mismo conjunto, o familia.

Los estudios de las tipografía hacen distintos tipos de clasificaciones pero para nosotros, lo más práctico es hacerlo a través de la forma. Existen entonces cuatro tipos de fuentes:

Con serifas o serif: son aquellas tipografías que tienen remates. Algunas de las fuentes con serifas más conocidas son Garamond o Times New Roman, que fue diseñada por Monotype Corporation para el periódico The Times de Londres.

Las serif son las más recomendables cuando de lectura prologada se trata ya que visualmente generan una línea continua que evita que el ojo vaya saltando por la página, mejorando la comprensión del texto y permitiendo la lectura prolongada de manera cómoda.

tipografía font- serif- bubok

 

 

 

 

 

Sin serifas o Sans serif: también conocidas como palo seco, son fuentes carentes de remates. La más conocida de este género es la helvética diseñada por Max Miedinger en 1957, con mucho éxito hasta la actualidad.

Se recomienda utilizar tipografía sin serifas para textos cortos o en formato digital, si se trata de textos pensados para el formato digital.

 tipografía font- sans serif- bubok

 

 

 

 

 

Decorativas o display: este tipo de fuentes suelen tener fines meramente ornamentales ya que su lectura prolongada se torna cansina y muy pesada.

font-fantasy-bubok

 

 

 

 

 

Script o manuscitas: estas fuentes simulan la escritura manual o lettering. No se recomiendan para textos prolongados ya que su lectura es difícil.

tipografía font-handwrite-bubok

 

 

 

 

 

Monotype o monoespaciadas: como su nombre lo indica, cada carácter se encuentra en el mismo espacio. Estas tipografías solían emplearse computadoras antiguas y terminales, que por lo general tenían capacidades gráficas muy limitadas.

tipografía font-monospace-bubok

 

 

 

 

 

Antes de decidir qué tipografía emplear, es necesario que consideremos de qué tipo de obra se trata ya que de esto dependerá nuestra elección; si es solo texto, contiene imágenes, es una novela ilustrada o una novela gráfica, es un texto para niños, etc.

En tu búsqueda por la tipografía adecuada para tu texto no puede faltar una visita por google fonts. En este retablo tipográfico encontrarás miles de tipografías de todas variedades, abiertas para su uso y que podrás probar con tu texto hasta que encuentres la que te hace sentir más cómodo. Además, recuerda que siempre podemos apoyarte con nuestro servicio de maquetación profesional, si lo que quieres el dar el salto y ofrece el mejor acabado posible a tus lectores.

 

Un Comentario para “Tipografía: Cómo elegir la fuente adecuada para tu libro”
  1. Tipos de letra: Cómo elegir la adecuada la tu libro - Bubok

    […] otra ocasión te habíamos hablado sobre las letras decorativas o de fantasía. Ten cuidado al elegir tipos de […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto las políticas de privacidad