Calendario 05 / abril / 2017 Cantidad de comentario Sin Comentarios

literatura-bubok MexicoPara la mayoría, la estadística y la literatura no son conceptos compatibles. Estamos a punto de probar que no solo es mentira, sino que cuando ambas se entremezclan los resultados pueden ser bastante divertidos como queda expreso en la nueva publicación del periodista Ben Blatt.

En su faceta de estadígrafo, Blatt cargo cientos de títulos de la literatura inglesa, contemporáneos y clásicos, en distintas plataformas para, una vez procesados, observar si los autores seguían los consejos típicos de la escritura.

El ejercicio analiza aspectos técnicos de la labor de escritura; presencia de clichés, adverbios o signos de exclamación; básicamente machaca toda la literatura en inglés y realiza un análisis técnico, léxico y estructural de ella. Vamos, nulo romanticismo y más crítica fría.

¿Qué aprendimos? Estos son algunos de los resultados más remarcables, y curiosos, del experimento:

  • Las mujeres escriben de manera equilibrada sobre su género y el opuesto mientras que los hombres suelen escribir mayoritariamente sobre hombres. Es decir, por cada vez que un autor utiliza la palabra “ella” hay al menos tres usos de “él” mientras que en las mujeres el promedio es casi de uno a uno.
  • Los hombres tienen tres veces más posibilidades, al menos en la literatura clásica, el uso de ella precede a la palabra“interrumpió” (interrupted). En la literatura contemporánea esta proporción disminuye, pero no significativamente.
  • La escritura potente y clara se alimenta de verbos y sustantivos, no de adjetivos y adverbios. El ejercicio de Blatt lo confirma: al comprar a los clásicos con libros contemporáneos, estos tenían una cantidad de adverbios mucho menor. (50 contra 150 por cada 100mil palabras).

 

Otra parte de este estudio se encargó de buscar cuáles eran las palabras “favoritas” de los autores, es decir que las utilizaban frecuentemente. Algunos de los resultados más curiosos:

Jane Austen: civilidad, sofisticado, imprudencia.

Dan Brown: grial, masónico, pirámide.

Truman Capote: desorden, zoológico, geranio.

Agatha Christie: investigación, coartada, aterrador.

Scott Fitzgerald: fatuo, confuso, manicomio.

Ernest Hemingway: encargado, a popa, cognac.

Toni Morrison: machacado, ombligo, bazofia.

Vladimir Nabokov: malva, banal, juego de palabras.

J.K. Rowling: varita, mago, posión (duh).

Mark Twain: corazón, pelar, satan.

Virginia Woolf: sonrojarse, esconder, repisa. (Las palabras son flushing, blotting, mantelpiece. Nos esforzamos en la traducción, en verdad).

Si te interesa saber más y conocer más del trabajo de Blatt, puedes buscar su libro Nabokov favorite Word Was Maeve publicado (por ahora solo en inglés) bajo el sello editorial Simon & Schuster.

Visto en http://www.npr.org. Aquí puedes consultar la nota en inglés: https://goo.gl/Znp7tJ

 

La literatura inglesa en números: algunos datos curiosos.
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto las políticas de privacidad