Calendario 07 / marzo / 2019 Cantidad de comentario Sin Comentarios

hacer buenos diálogosUna de las habilidades básicas de un escritor es hacer buenos diálogos. Es una tarea difícil, malos diálogos pueden estropear una buena trama. Ya que has dedicado tanto a tu libro, vale la pena tomarte el trabajo de reforzar los diálogos. En esta entrada te daremos algunos consejos para hacer buenos diálogos.

1. ¿Quién es quién en tu historia?

Lo primero a considerar al darle la palabra a nuestros personajes es quiénes son. Su personalidad, edad, entorno, profesión deben ser congruentes con quiénes son, y por lo tanto, la manera en que se expresan. Para tener claro cómo se desenvolverá cada uno te aconsejamos crear fichas de personajes en las que puedes reflejar todas estas características y tenerlas en cuenta al momento de escribir, así podrás hacer buenos diálogos; genuinos y congruentes.

2. Imagina la conversación

Recrear mentalmente la situación te ayudará a que las conversaciones que incluyas en tu historia sean fluidas y naturales. Ponte en la piel de tus personajes y recrea las conversaciones, ya verás como con este consejo tus diálogos mejoran notablemente.

 

3. Mejor con frases cortas

Las conversaciones son un intercambio, por lo que es mejor construirlas a partir de frases cortas. De esta manera conseguirás dar más ritmo y dinamismo a tu novela y de ninguna manera significa que haya alguna intervención larga por parte de los personajes
si la situación lo re quiere.

4. No abuses de él

En ocasiones tendemos a explicarlo todo a través del diálogo. Es un lugar común que los personajes conversen sobre «obviedades», eso sucede cuando la información que comparten puede ofrecerse al lector de maneras menos artificiales, como a través del narrador o de descripciones.
Procura emplear los diálogos para lo mínimo necesario, de esta manera evitarás restar ritmo a la narración.

5. Úsalo solo cuando sea necesario

Siendo realistas, la mayoría de nuestras conversaciones cotidianas son insustanciales. Los diálogos narrativos deben ser justo lo contrario; si no van a aportar algo al resto de la narración, lo mejor es prescindir de ellos. De nuevo, el escribir diálogos corta el ritmo así que, si no vas a dar información que sea fundamental para la narración, olvídate de los diálogos.

6. Añade acción

Para que los diálogos tengan algo más de ritmo lo mejor es añadir acción dentro de los propios diálogos. Al hablar no estás estático; te mueves, caminas… Haz que tus personajes hagan lo mismo.

7. «Dijo»

Existen muchas maneras que expresar que un personaje ha hablado además de «dijo». Busca sinónimos, siempre con mesura. Tampoco es necesario emplear una palabra distinta en cada vuelta.

hacer buenos díalogos-Bubok

8. Cuidado con las muletillas

A veces, para intentar dar naturalidad a los diálogos y remarcar la oralidad se emplean muletillas. También conocidas como coletillas, son frases que no aportan significado a la conversación pero sirven como enlaces entre una frase y otra. Frases como: O sea, ¿ves?. y entonces, entre tantas, no aportan sustancia alguna al texto y por el contrario son muy cansinas a la lectura.

9. Lee

Algo fundamental si queremos aprender a escribir es leer. Si quieres hacer buenos diálogos fíjate en cómo construyen conversaciones otros autores. Analiza los diálogos en todos los textos a los que tengas acceso. También de los malos ejemplos se aprende.

Finalmente, recuerda que los elementos que componen tu libro deben tener un propósito, incluyendo los diálogos. Hacer buenos diálogos, piedra angular en la narración, es de vital importancia para la calidad de tu historia.

Esperamos que el post te sea de utilidad, recuerda que en nuestro blog podrás encontrar muchos consejos sobre escritura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto las políticas de privacidad