JUAN XXIII EL PAPA DE LA BONDAD

Comprar Libro en papel por $ 11.603(COP)

El trabajo de Angelo Roncalli en la Iglesia estuvo marcado por el respeto y la vocación al diálogo con las religiones no católicas. Como Delegado Apostólico en Turquía y en Grecia, después de 1935, se comprometió pacíficamente con el mundo de la Iglesia Ortodoxa y el Islam. Cuando estalló la Segunda Guerra Mundial arriesgó su posición y seguridad personal para conseguir visas de tránsito para miles de turcos, certificados de bautismo ”temporarios”, y certificados de inmigración que permitieron escapar a Palestina a judíos húngaros perseguidos por los nazis. También ayudó a judíos de Francia, Eslovaquia, Croacia, Bulgaria, Rumania e Italia. Fuentes católicas informan que emitió 80.000 certificados de protección. Las declaraciones de los testigos durante el juicio de Nuremberg señalan la valiosa ayuda que prestó para salvar decenas de miles de vidas.Roncalli no sólo participó en forma directa en el rescate de numerosas personas sino que además denunció ante el Vaticano y las naciones Aliadas el genocidio llevado a cabo por el nazismo. Este espíritu de acercamiento y el compromiso para aliviar el sufrimiento, independientemente de la religión profesada, constituyen el telón de fondo de su convocatoria al Comité que, el 28 de octubre de 1965 emitió Nostra Aetate.

Quiero publicar un libro Ver mas libros