Esta web, cuyo responsable es Bubok Publishing, s.l., utiliza cookies (pequeños archivos de información que se guardan en su navegador), tanto propias como de terceros, para el funcionamiento de la web (necesarias), analíticas (análisis anónimo de su navegación en el sitio web) y de redes sociales (para que pueda interactuar con ellas). Puede consultar nuestra política de cookies. Puede aceptar las cookies, rechazarlas, configurarlas o ver más información pulsando en el botón correspondiente.
AceptarRechazarConfiguración y más información
Buscar en Bubok

AMALGAMA DE LA FUGACIDAD

COP 17.901
Cantidad
+
Añadir a la cesta
Comprar ya
Pago disponible con tarjeta, transferencia y en efectivo.
detalles del producto:
  • Autor: Alberto de Jesús Goicouria
  • Estado: Público
  • N° de páginas: 51
  • Tamaño: 108x175
  • Interior: Blanco y negro
  • Maquetación: Rústica
  • Acabado portada: Brillo
  • Última actualización: 17/02/2016
AMALGAMA DE LA FUGACIDAD  es un libro de poemas que combina la finura moral, la hondura metafísica y el ingenio verbal propios de quien tiene mucho que dar, mucho que decir, mucho que ser, y no quiere precipitarse para que todo dure un poco más en el paladar.

Es un libro repleto de chispazos, de versos que son latigazos que ponen en movimiento al animal de la imaginación del lector, todos aderezados con pinceladas de filosofía y, como mandaban en las vanguardias, ejecutados a base de significaciones acumulativas que tratan de insertarnos en la tradición y la urgencia de esta vida nuestra tan descifrable como apasionante.
En pocas ocasiones tiene uno la sensación de que en esencia la poesía es un advenimiento del ser como nos lo hace saber este libro.

No se lo pierdan.

Luis Artigue
110 Comentarios sobre este libro Regístrate para comentar sobre este libro
4 de Marzo de 2015 por Anónimo
Amalgama de la fugacidad

Las preguntas siempre remiten a la necesidad de comprender por qué sucede lo que sucede, lo

que puede dar un maravilloso sentido a la existencia, y al mismo tiempo por qué aparece, en

forma inexorable, otro aspecto que transforma esa maravilla en oscuridad.

En Amalgama de la fugacidad la poesía de Alberto de Jesús Goucouría presenta fuertes

indagaciones que atañen al hombre, “humanidad de cepa misteriosa” cuando dice, tratando de

comprender al origen y los misterios de la vida misma “la penumbra nos abrió el alma y, sin

embargo, ¿caminamos hacia la luz?”

En ese espacio reflexivo los acontecimientos se suceden mientras el mundo continúa sin pausa y

sin prisa por un camino que no lleva a un lugar diferente, incansable búsqueda de la verdad que da

lugar al nacimiento de un canto que a veces toma la forma de un naufragio y por momentos la de

sentires de culpa, en un análisis profundo, filosófico, cuyos resultados tratan de alcanzar la

Juegos del tiempo que se transforma en un ayer-hoy-mañana, ante la mirada siempre atenta de

quien está preso de las formulaciones eternas, por eso admite “en la noche respiro el acorralado

aire de las preguntas”.

Desde esa mirada introspectiva, como en un abrir sucesivas puertas de la duda, aparece el temor

a perder el poder de expresarse con la palabra, teniendo asimismo la certeza de su presencia,

como vínculo fundamental sin la cual no es posible el decir del poeta.

Luego reflexiona, reconoce:”pero la palabra salva ciertas distancias…” y entonces, a través de un

incesante movimiento desde diferentes espacios imaginarios, reales o irreales continúa la

sinuosa marcha paso a paso por el sendero elegido para expresarse: la poesía.

Ana María Paris.
14 de Octubre de 2014 por Anónimo
Hola, cómo estan? comparto aquí las palabras de la escritora Mirta Gaziano, a quien le hago extensivo el agradecimiento por tomarse el tiempo de hacer el presente trabajo.

El poemario de Alberto Jesús Goicouría es pleno de imágenes puras como diamantes en bruto, como insinuaciones tenues que dicen lo necesario, dejando al espectador (lector), que siga proyectando su imaginario.
Dice, nombra, enumera, con riqueza expresiva, potencia emotiva, insinúa a modo de no cerrar el círculo y permitir la fluidez de aquellos que se atreven a conectar con un universo intangible o una propuesta hacia el pensamiento reflexivo por las vertientes filosóficas que contiene.
Manifiesta un claro análisis de emociones humanas y elementos naturales en conjunción con la vida en movimiento.
Leerlo es penetrar en senderos de vertientes oníricas, inaugurar pasajes de inusitadas pendientes a descubrir palabra a palabra.

Mirta Gaziano

http://www.sepaargentina.com.ar/index.php?option=com_content
4 de Marzo de 2015 por Anónimo
Amalgama de la fugacidad

Las preguntas siempre remiten a la necesidad de comprender por qué sucede lo que sucede, lo

que puede dar un maravilloso sentido a la existencia, y al mismo tiempo por qué aparece, en

forma inexorable, otro aspecto que transforma esa maravilla en oscuridad.

En Amalgama de la fugacidad la poesía de Alberto de Jesús Goucouría presenta fuertes

indagaciones que atañen al hombre, “humanidad de cepa misteriosa” cuando dice, tratando de

comprender al origen y los misterios de la vida misma “la penumbra nos abrió el alma y, sin

embargo, ¿caminamos hacia la luz?”

En ese espacio reflexivo los acontecimientos se suceden mientras el mundo continúa sin pausa y

sin prisa por un camino que no lleva a un lugar diferente, incansable búsqueda de la verdad que da

lugar al nacimiento de un canto que a veces toma la forma de un naufragio y por momentos la de

sentires de culpa, en un análisis profundo, filosófico, cuyos resultados tratan de alcanzar la

Juegos del tiempo que se transforma en un ayer-hoy-mañana, ante la mirada siempre atenta de

quien está preso de las formulaciones eternas, por eso admite “en la noche respiro el acorralado

aire de las preguntas”.

Desde esa mirada introspectiva, como en un abrir sucesivas puertas de la duda, aparece el temor

a perder el poder de expresarse con la palabra, teniendo asimismo la certeza de su presencia,

como vínculo fundamental sin la cual no es posible el decir del poeta.

Luego reflexiona, reconoce:”pero la palabra salva ciertas distancias…” y entonces, a través de un

incesante movimiento desde diferentes espacios imaginarios, reales o irreales continúa la

sinuosa marcha paso a paso por el sendero elegido para expresarse: la poesía.

Ana María Paris.
14 de Octubre de 2014 por Anónimo
Hola, cómo estan? comparto aquí las palabras de la escritora Mirta Gaziano, a quien le hago extensivo el agradecimiento por tomarse el tiempo de hacer el presente trabajo.

El poemario de Alberto Jesús Goicouría es pleno de imágenes puras como diamantes en bruto, como insinuaciones tenues que dicen lo necesario, dejando al espectador (lector), que siga proyectando su imaginario.
Dice, nombra, enumera, con riqueza expresiva, potencia emotiva, insinúa a modo de no cerrar el círculo y permitir la fluidez de aquellos que se atreven a conectar con un universo intangible o una propuesta hacia el pensamiento reflexivo por las vertientes filosóficas que contiene.
Manifiesta un claro análisis de emociones humanas y elementos naturales en conjunción con la vida en movimiento.
Leerlo es penetrar en senderos de vertientes oníricas, inaugurar pasajes de inusitadas pendientes a descubrir palabra a palabra.

Mirta Gaziano

http://www.sepaargentina.com.ar/index.php?option=com_content
4 de Marzo de 2015 por Anónimo
Amalgama de la fugacidad

Las preguntas siempre remiten a la necesidad de comprender por qué sucede lo que sucede, lo

que puede dar un maravilloso sentido a la existencia, y al mismo tiempo por qué aparece, en

forma inexorable, otro aspecto que transforma esa maravilla en oscuridad.

En Amalgama de la fugacidad la poesía de Alberto de Jesús Goucouría presenta fuertes

indagaciones que atañen al hombre, “humanidad de cepa misteriosa” cuando dice, tratando de

comprender al origen y los misterios de la vida misma “la penumbra nos abrió el alma y, sin

embargo, ¿caminamos hacia la luz?”

En ese espacio reflexivo los acontecimientos se suceden mientras el mundo continúa sin pausa y

sin prisa por un camino que no lleva a un lugar diferente, incansable búsqueda de la verdad que da

lugar al nacimiento de un canto que a veces toma la forma de un naufragio y por momentos la de

sentires de culpa, en un análisis profundo, filosófico, cuyos resultados tratan de alcanzar la

Juegos del tiempo que se transforma en un ayer-hoy-mañana, ante la mirada siempre atenta de

quien está preso de las formulaciones eternas, por eso admite “en la noche respiro el acorralado

aire de las preguntas”.

Desde esa mirada introspectiva, como en un abrir sucesivas puertas de la duda, aparece el temor

a perder el poder de expresarse con la palabra, teniendo asimismo la certeza de su presencia,

como vínculo fundamental sin la cual no es posible el decir del poeta.

Luego reflexiona, reconoce:”pero la palabra salva ciertas distancias…” y entonces, a través de un

incesante movimiento desde diferentes espacios imaginarios, reales o irreales continúa la

sinuosa marcha paso a paso por el sendero elegido para expresarse: la poesía.

Ana María Paris.
14 de Octubre de 2014 por Anónimo
Hola, cómo estan? comparto aquí las palabras de la escritora Mirta Gaziano, a quien le hago extensivo el agradecimiento por tomarse el tiempo de hacer el presente trabajo.

El poemario de Alberto Jesús Goicouría es pleno de imágenes puras como diamantes en bruto, como insinuaciones tenues que dicen lo necesario, dejando al espectador (lector), que siga proyectando su imaginario.
Dice, nombra, enumera, con riqueza expresiva, potencia emotiva, insinúa a modo de no cerrar el círculo y permitir la fluidez de aquellos que se atreven a conectar con un universo intangible o una propuesta hacia el pensamiento reflexivo por las vertientes filosóficas que contiene.
Manifiesta un claro análisis de emociones humanas y elementos naturales en conjunción con la vida en movimiento.
Leerlo es penetrar en senderos de vertientes oníricas, inaugurar pasajes de inusitadas pendientes a descubrir palabra a palabra.

Mirta Gaziano

http://www.sepaargentina.com.ar/index.php?option=com_content
4 de Marzo de 2015 por Anónimo
Amalgama de la fugacidad

Las preguntas siempre remiten a la necesidad de comprender por qué sucede lo que sucede, lo

que puede dar un maravilloso sentido a la existencia, y al mismo tiempo por qué aparece, en

forma inexorable, otro aspecto que transforma esa maravilla en oscuridad.

En Amalgama de la fugacidad la poesía de Alberto de Jesús Goucouría presenta fuertes

indagaciones que atañen al hombre, “humanidad de cepa misteriosa” cuando dice, tratando de

comprender al origen y los misterios de la vida misma “la penumbra nos abrió el alma y, sin

embargo, ¿caminamos hacia la luz?”

En ese espacio reflexivo los acontecimientos se suceden mientras el mundo continúa sin pausa y

sin prisa por un camino que no lleva a un lugar diferente, incansable búsqueda de la verdad que da

lugar al nacimiento de un canto que a veces toma la forma de un naufragio y por momentos la de

sentires de culpa, en un análisis profundo, filosófico, cuyos resultados tratan de alcanzar la

Juegos del tiempo que se transforma en un ayer-hoy-mañana, ante la mirada siempre atenta de

quien está preso de las formulaciones eternas, por eso admite “en la noche respiro el acorralado

aire de las preguntas”.

Desde esa mirada introspectiva, como en un abrir sucesivas puertas de la duda, aparece el temor

a perder el poder de expresarse con la palabra, teniendo asimismo la certeza de su presencia,

como vínculo fundamental sin la cual no es posible el decir del poeta.

Luego reflexiona, reconoce:”pero la palabra salva ciertas distancias…” y entonces, a través de un

incesante movimiento desde diferentes espacios imaginarios, reales o irreales continúa la

sinuosa marcha paso a paso por el sendero elegido para expresarse: la poesía.

Ana María Paris.
14 de Octubre de 2014 por Anónimo
Hola, cómo estan? comparto aquí las palabras de la escritora Mirta Gaziano, a quien le hago extensivo el agradecimiento por tomarse el tiempo de hacer el presente trabajo.

El poemario de Alberto Jesús Goicouría es pleno de imágenes puras como diamantes en bruto, como insinuaciones tenues que dicen lo necesario, dejando al espectador (lector), que siga proyectando su imaginario.
Dice, nombra, enumera, con riqueza expresiva, potencia emotiva, insinúa a modo de no cerrar el círculo y permitir la fluidez de aquellos que se atreven a conectar con un universo intangible o una propuesta hacia el pensamiento reflexivo por las vertientes filosóficas que contiene.
Manifiesta un claro análisis de emociones humanas y elementos naturales en conjunción con la vida en movimiento.
Leerlo es penetrar en senderos de vertientes oníricas, inaugurar pasajes de inusitadas pendientes a descubrir palabra a palabra.

Mirta Gaziano

http://www.sepaargentina.com.ar/index.php?option=com_content
4 de Marzo de 2015 por Anónimo
Amalgama de la fugacidad

Las preguntas siempre remiten a la necesidad de comprender por qué sucede lo que sucede, lo

que puede dar un maravilloso sentido a la existencia, y al mismo tiempo por qué aparece, en

forma inexorable, otro aspecto que transforma esa maravilla en oscuridad.

En Amalgama de la fugacidad la poesía de Alberto de Jesús Goucouría presenta fuertes

indagaciones que atañen al hombre, “humanidad de cepa misteriosa” cuando dice, tratando de

comprender al origen y los misterios de la vida misma “la penumbra nos abrió el alma y, sin

embargo, ¿caminamos hacia la luz?”

En ese espacio reflexivo los acontecimientos se suceden mientras el mundo continúa sin pausa y

sin prisa por un camino que no lleva a un lugar diferente, incansable búsqueda de la verdad que da

lugar al nacimiento de un canto que a veces toma la forma de un naufragio y por momentos la de

sentires de culpa, en un análisis profundo, filosófico, cuyos resultados tratan de alcanzar la

Juegos del tiempo que se transforma en un ayer-hoy-mañana, ante la mirada siempre atenta de

quien está preso de las formulaciones eternas, por eso admite “en la noche respiro el acorralado

aire de las preguntas”.

Desde esa mirada introspectiva, como en un abrir sucesivas puertas de la duda, aparece el temor

a perder el poder de expresarse con la palabra, teniendo asimismo la certeza de su presencia,

como vínculo fundamental sin la cual no es posible el decir del poeta.

Luego reflexiona, reconoce:”pero la palabra salva ciertas distancias…” y entonces, a través de un

incesante movimiento desde diferentes espacios imaginarios, reales o irreales continúa la

sinuosa marcha paso a paso por el sendero elegido para expresarse: la poesía.

Ana María Paris.
14 de Octubre de 2014 por Anónimo
Hola, cómo estan? comparto aquí las palabras de la escritora Mirta Gaziano, a quien le hago extensivo el agradecimiento por tomarse el tiempo de hacer el presente trabajo.

El poemario de Alberto Jesús Goicouría es pleno de imágenes puras como diamantes en bruto, como insinuaciones tenues que dicen lo necesario, dejando al espectador (lector), que siga proyectando su imaginario.
Dice, nombra, enumera, con riqueza expresiva, potencia emotiva, insinúa a modo de no cerrar el círculo y permitir la fluidez de aquellos que se atreven a conectar con un universo intangible o una propuesta hacia el pensamiento reflexivo por las vertientes filosóficas que contiene.
Manifiesta un claro análisis de emociones humanas y elementos naturales en conjunción con la vida en movimiento.
Leerlo es penetrar en senderos de vertientes oníricas, inaugurar pasajes de inusitadas pendientes a descubrir palabra a palabra.

Mirta Gaziano

http://www.sepaargentina.com.ar/index.php?option=com_content
4 de Marzo de 2015 por Anónimo
Amalgama de la fugacidad

Las preguntas siempre remiten a la necesidad de comprender por qué sucede lo que sucede, lo

que puede dar un maravilloso sentido a la existencia, y al mismo tiempo por qué aparece, en

forma inexorable, otro aspecto que transforma esa maravilla en oscuridad.

En Amalgama de la fugacidad la poesía de Alberto de Jesús Goucouría presenta fuertes

indagaciones que atañen al hombre, “humanidad de cepa misteriosa” cuando dice, tratando de

comprender al origen y los misterios de la vida misma “la penumbra nos abrió el alma y, sin

embargo, ¿caminamos hacia la luz?”

En ese espacio reflexivo los acontecimientos se suceden mientras el mundo continúa sin pausa y

sin prisa por un camino que no lleva a un lugar diferente, incansable búsqueda de la verdad que da

lugar al nacimiento de un canto que a veces toma la forma de un naufragio y por momentos la de

sentires de culpa, en un análisis profundo, filosófico, cuyos resultados tratan de alcanzar la

Juegos del tiempo que se transforma en un ayer-hoy-mañana, ante la mirada siempre atenta de

quien está preso de las formulaciones eternas, por eso admite “en la noche respiro el acorralado

aire de las preguntas”.

Desde esa mirada introspectiva, como en un abrir sucesivas puertas de la duda, aparece el temor

a perder el poder de expresarse con la palabra, teniendo asimismo la certeza de su presencia,

como vínculo fundamental sin la cual no es posible el decir del poeta.

Luego reflexiona, reconoce:”pero la palabra salva ciertas distancias…” y entonces, a través de un

incesante movimiento desde diferentes espacios imaginarios, reales o irreales continúa la

sinuosa marcha paso a paso por el sendero elegido para expresarse: la poesía.

Ana María Paris.
14 de Octubre de 2014 por Anónimo
Hola, cómo estan? comparto aquí las palabras de la escritora Mirta Gaziano, a quien le hago extensivo el agradecimiento por tomarse el tiempo de hacer el presente trabajo.

El poemario de Alberto Jesús Goicouría es pleno de imágenes puras como diamantes en bruto, como insinuaciones tenues que dicen lo necesario, dejando al espectador (lector), que siga proyectando su imaginario.
Dice, nombra, enumera, con riqueza expresiva, potencia emotiva, insinúa a modo de no cerrar el círculo y permitir la fluidez de aquellos que se atreven a conectar con un universo intangible o una propuesta hacia el pensamiento reflexivo por las vertientes filosóficas que contiene.
Manifiesta un claro análisis de emociones humanas y elementos naturales en conjunción con la vida en movimiento.
Leerlo es penetrar en senderos de vertientes oníricas, inaugurar pasajes de inusitadas pendientes a descubrir palabra a palabra.

Mirta Gaziano

http://www.sepaargentina.com.ar/index.php?option=com_content
4 de Marzo de 2015 por Anónimo
Amalgama de la fugacidad

Las preguntas siempre remiten a la necesidad de comprender por qué sucede lo que sucede, lo

que puede dar un maravilloso sentido a la existencia, y al mismo tiempo por qué aparece, en

forma inexorable, otro aspecto que transforma esa maravilla en oscuridad.

En Amalgama de la fugacidad la poesía de Alberto de Jesús Goucouría presenta fuertes

indagaciones que atañen al hombre, “humanidad de cepa misteriosa” cuando dice, tratando de

comprender al origen y los misterios de la vida misma “la penumbra nos abrió el alma y, sin

embargo, ¿caminamos hacia la luz?”

En ese espacio reflexivo los acontecimientos se suceden mientras el mundo continúa sin pausa y

sin prisa por un camino que no lleva a un lugar diferente, incansable búsqueda de la verdad que da

lugar al nacimiento de un canto que a veces toma la forma de un naufragio y por momentos la de

sentires de culpa, en un análisis profundo, filosófico, cuyos resultados tratan de alcanzar la

Juegos del tiempo que se transforma en un ayer-hoy-mañana, ante la mirada siempre atenta de

quien está preso de las formulaciones eternas, por eso admite “en la noche respiro el acorralado

aire de las preguntas”.

Desde esa mirada introspectiva, como en un abrir sucesivas puertas de la duda, aparece el temor

a perder el poder de expresarse con la palabra, teniendo asimismo la certeza de su presencia,

como vínculo fundamental sin la cual no es posible el decir del poeta.

Luego reflexiona, reconoce:”pero la palabra salva ciertas distancias…” y entonces, a través de un

incesante movimiento desde diferentes espacios imaginarios, reales o irreales continúa la

sinuosa marcha paso a paso por el sendero elegido para expresarse: la poesía.

Ana María Paris.
14 de Octubre de 2014 por Anónimo
Hola, cómo estan? comparto aquí las palabras de la escritora Mirta Gaziano, a quien le hago extensivo el agradecimiento por tomarse el tiempo de hacer el presente trabajo.

El poemario de Alberto Jesús Goicouría es pleno de imágenes puras como diamantes en bruto, como insinuaciones tenues que dicen lo necesario, dejando al espectador (lector), que siga proyectando su imaginario.
Dice, nombra, enumera, con riqueza expresiva, potencia emotiva, insinúa a modo de no cerrar el círculo y permitir la fluidez de aquellos que se atreven a conectar con un universo intangible o una propuesta hacia el pensamiento reflexivo por las vertientes filosóficas que contiene.
Manifiesta un claro análisis de emociones humanas y elementos naturales en conjunción con la vida en movimiento.
Leerlo es penetrar en senderos de vertientes oníricas, inaugurar pasajes de inusitadas pendientes a descubrir palabra a palabra.

Mirta Gaziano

http://www.sepaargentina.com.ar/index.php?option=com_content
4 de Marzo de 2015 por Anónimo
Amalgama de la fugacidad

Las preguntas siempre remiten a la necesidad de comprender por qué sucede lo que sucede, lo

que puede dar un maravilloso sentido a la existencia, y al mismo tiempo por qué aparece, en

forma inexorable, otro aspecto que transforma esa maravilla en oscuridad.

En Amalgama de la fugacidad la poesía de Alberto de Jesús Goucouría presenta fuertes

indagaciones que atañen al hombre, “humanidad de cepa misteriosa” cuando dice, tratando de

comprender al origen y los misterios de la vida misma “la penumbra nos abrió el alma y, sin

embargo, ¿caminamos hacia la luz?”

En ese espacio reflexivo los acontecimientos se suceden mientras el mundo continúa sin pausa y

sin prisa por un camino que no lleva a un lugar diferente, incansable búsqueda de la verdad que da

lugar al nacimiento de un canto que a veces toma la forma de un naufragio y por momentos la de

sentires de culpa, en un análisis profundo, filosófico, cuyos resultados tratan de alcanzar la

Juegos del tiempo que se transforma en un ayer-hoy-mañana, ante la mirada siempre atenta de

quien está preso de las formulaciones eternas, por eso admite “en la noche respiro el acorralado

aire de las preguntas”.

Desde esa mirada introspectiva, como en un abrir sucesivas puertas de la duda, aparece el temor

a perder el poder de expresarse con la palabra, teniendo asimismo la certeza de su presencia,

como vínculo fundamental sin la cual no es posible el decir del poeta.

Luego reflexiona, reconoce:”pero la palabra salva ciertas distancias…” y entonces, a través de un

incesante movimiento desde diferentes espacios imaginarios, reales o irreales continúa la

sinuosa marcha paso a paso por el sendero elegido para expresarse: la poesía.

Ana María Paris.
14 de Octubre de 2014 por Anónimo
Hola, cómo estan? comparto aquí las palabras de la escritora Mirta Gaziano, a quien le hago extensivo el agradecimiento por tomarse el tiempo de hacer el presente trabajo.

El poemario de Alberto Jesús Goicouría es pleno de imágenes puras como diamantes en bruto, como insinuaciones tenues que dicen lo necesario, dejando al espectador (lector), que siga proyectando su imaginario.
Dice, nombra, enumera, con riqueza expresiva, potencia emotiva, insinúa a modo de no cerrar el círculo y permitir la fluidez de aquellos que se atreven a conectar con un universo intangible o una propuesta hacia el pensamiento reflexivo por las vertientes filosóficas que contiene.
Manifiesta un claro análisis de emociones humanas y elementos naturales en conjunción con la vida en movimiento.
Leerlo es penetrar en senderos de vertientes oníricas, inaugurar pasajes de inusitadas pendientes a descubrir palabra a palabra.

Mirta Gaziano

http://www.sepaargentina.com.ar/index.php?option=com_content
4 de Marzo de 2015 por Anónimo
Amalgama de la fugacidad

Las preguntas siempre remiten a la necesidad de comprender por qué sucede lo que sucede, lo

que puede dar un maravilloso sentido a la existencia, y al mismo tiempo por qué aparece, en

forma inexorable, otro aspecto que transforma esa maravilla en oscuridad.

En Amalgama de la fugacidad la poesía de Alberto de Jesús Goucouría presenta fuertes

indagaciones que atañen al hombre, “humanidad de cepa misteriosa” cuando dice, tratando de

comprender al origen y los misterios de la vida misma “la penumbra nos abrió el alma y, sin

embargo, ¿caminamos hacia la luz?”

En ese espacio reflexivo los acontecimientos se suceden mientras el mundo continúa sin pausa y

sin prisa por un camino que no lleva a un lugar diferente, incansable búsqueda de la verdad que da

lugar al nacimiento de un canto que a veces toma la forma de un naufragio y por momentos la de

sentires de culpa, en un análisis profundo, filosófico, cuyos resultados tratan de alcanzar la

Juegos del tiempo que se transforma en un ayer-hoy-mañana, ante la mirada siempre atenta de

quien está preso de las formulaciones eternas, por eso admite “en la noche respiro el acorralado

aire de las preguntas”.

Desde esa mirada introspectiva, como en un abrir sucesivas puertas de la duda, aparece el temor

a perder el poder de expresarse con la palabra, teniendo asimismo la certeza de su presencia,

como vínculo fundamental sin la cual no es posible el decir del poeta.

Luego reflexiona, reconoce:”pero la palabra salva ciertas distancias…” y entonces, a través de un

incesante movimiento desde diferentes espacios imaginarios, reales o irreales continúa la

sinuosa marcha paso a paso por el sendero elegido para expresarse: la poesía.

Ana María Paris.
14 de Octubre de 2014 por Anónimo
Hola, cómo estan? comparto aquí las palabras de la escritora Mirta Gaziano, a quien le hago extensivo el agradecimiento por tomarse el tiempo de hacer el presente trabajo.

El poemario de Alberto Jesús Goicouría es pleno de imágenes puras como diamantes en bruto, como insinuaciones tenues que dicen lo necesario, dejando al espectador (lector), que siga proyectando su imaginario.
Dice, nombra, enumera, con riqueza expresiva, potencia emotiva, insinúa a modo de no cerrar el círculo y permitir la fluidez de aquellos que se atreven a conectar con un universo intangible o una propuesta hacia el pensamiento reflexivo por las vertientes filosóficas que contiene.
Manifiesta un claro análisis de emociones humanas y elementos naturales en conjunción con la vida en movimiento.
Leerlo es penetrar en senderos de vertientes oníricas, inaugurar pasajes de inusitadas pendientes a descubrir palabra a palabra.

Mirta Gaziano

http://www.sepaargentina.com.ar/index.php?option=com_content
4 de Marzo de 2015 por Anónimo
Amalgama de la fugacidad

Las preguntas siempre remiten a la necesidad de comprender por qué sucede lo que sucede, lo

que puede dar un maravilloso sentido a la existencia, y al mismo tiempo por qué aparece, en

forma inexorable, otro aspecto que transforma esa maravilla en oscuridad.

En Amalgama de la fugacidad la poesía de Alberto de Jesús Goucouría presenta fuertes

indagaciones que atañen al hombre, “humanidad de cepa misteriosa” cuando dice, tratando de

comprender al origen y los misterios de la vida misma “la penumbra nos abrió el alma y, sin

embargo, ¿caminamos hacia la luz?”

En ese espacio reflexivo los acontecimientos se suceden mientras el mundo continúa sin pausa y

sin prisa por un camino que no lleva a un lugar diferente, incansable búsqueda de la verdad que da

lugar al nacimiento de un canto que a veces toma la forma de un naufragio y por momentos la de

sentires de culpa, en un análisis profundo, filosófico, cuyos resultados tratan de alcanzar la

Juegos del tiempo que se transforma en un ayer-hoy-mañana, ante la mirada siempre atenta de

quien está preso de las formulaciones eternas, por eso admite “en la noche respiro el acorralado

aire de las preguntas”.

Desde esa mirada introspectiva, como en un abrir sucesivas puertas de la duda, aparece el temor

a perder el poder de expresarse con la palabra, teniendo asimismo la certeza de su presencia,

como vínculo fundamental sin la cual no es posible el decir del poeta.

Luego reflexiona, reconoce:”pero la palabra salva ciertas distancias…” y entonces, a través de un

incesante movimiento desde diferentes espacios imaginarios, reales o irreales continúa la

sinuosa marcha paso a paso por el sendero elegido para expresarse: la poesía.

Ana María Paris.
14 de Octubre de 2014 por Anónimo
Hola, cómo estan? comparto aquí las palabras de la escritora Mirta Gaziano, a quien le hago extensivo el agradecimiento por tomarse el tiempo de hacer el presente trabajo.

El poemario de Alberto Jesús Goicouría es pleno de imágenes puras como diamantes en bruto, como insinuaciones tenues que dicen lo necesario, dejando al espectador (lector), que siga proyectando su imaginario.
Dice, nombra, enumera, con riqueza expresiva, potencia emotiva, insinúa a modo de no cerrar el círculo y permitir la fluidez de aquellos que se atreven a conectar con un universo intangible o una propuesta hacia el pensamiento reflexivo por las vertientes filosóficas que contiene.
Manifiesta un claro análisis de emociones humanas y elementos naturales en conjunción con la vida en movimiento.
Leerlo es penetrar en senderos de vertientes oníricas, inaugurar pasajes de inusitadas pendientes a descubrir palabra a palabra.

Mirta Gaziano

http://www.sepaargentina.com.ar/index.php?option=com_content
4 de Marzo de 2015 por Anónimo
Amalgama de la fugacidad

Las preguntas siempre remiten a la necesidad de comprender por qué sucede lo que sucede, lo

que puede dar un maravilloso sentido a la existencia, y al mismo tiempo por qué aparece, en

forma inexorable, otro aspecto que transforma esa maravilla en oscuridad.

En Amalgama de la fugacidad la poesía de Alberto de Jesús Goucouría presenta fuertes

indagaciones que atañen al hombre, “humanidad de cepa misteriosa” cuando dice, tratando de

comprender al origen y los misterios de la vida misma “la penumbra nos abrió el alma y, sin

embargo, ¿caminamos hacia la luz?”

En ese espacio reflexivo los acontecimientos se suceden mientras el mundo continúa sin pausa y

sin prisa por un camino que no lleva a un lugar diferente, incansable búsqueda de la verdad que da

lugar al nacimiento de un canto que a veces toma la forma de un naufragio y por momentos la de

sentires de culpa, en un análisis profundo, filosófico, cuyos resultados tratan de alcanzar la

Juegos del tiempo que se transforma en un ayer-hoy-mañana, ante la mirada siempre atenta de

quien está preso de las formulaciones eternas, por eso admite “en la noche respiro el acorralado

aire de las preguntas”.

Desde esa mirada introspectiva, como en un abrir sucesivas puertas de la duda, aparece el temor

a perder el poder de expresarse con la palabra, teniendo asimismo la certeza de su presencia,

como vínculo fundamental sin la cual no es posible el decir del poeta.

Luego reflexiona, reconoce:”pero la palabra salva ciertas distancias…” y entonces, a través de un

incesante movimiento desde diferentes espacios imaginarios, reales o irreales continúa la

sinuosa marcha paso a paso por el sendero elegido para expresarse: la poesía.

Ana María Paris.
14 de Octubre de 2014 por Anónimo
Hola, cómo estan? comparto aquí las palabras de la escritora Mirta Gaziano, a quien le hago extensivo el agradecimiento por tomarse el tiempo de hacer el presente trabajo.

El poemario de Alberto Jesús Goicouría es pleno de imágenes puras como diamantes en bruto, como insinuaciones tenues que dicen lo necesario, dejando al espectador (lector), que siga proyectando su imaginario.
Dice, nombra, enumera, con riqueza expresiva, potencia emotiva, insinúa a modo de no cerrar el círculo y permitir la fluidez de aquellos que se atreven a conectar con un universo intangible o una propuesta hacia el pensamiento reflexivo por las vertientes filosóficas que contiene.
Manifiesta un claro análisis de emociones humanas y elementos naturales en conjunción con la vida en movimiento.
Leerlo es penetrar en senderos de vertientes oníricas, inaugurar pasajes de inusitadas pendientes a descubrir palabra a palabra.

Mirta Gaziano

http://www.sepaargentina.com.ar/index.php?option=com_content
4 de Marzo de 2015 por Anónimo
Amalgama de la fugacidad

Las preguntas siempre remiten a la necesidad de comprender por qué sucede lo que sucede, lo

que puede dar un maravilloso sentido a la existencia, y al mismo tiempo por qué aparece, en

forma inexorable, otro aspecto que transforma esa maravilla en oscuridad.

En Amalgama de la fugacidad la poesía de Alberto de Jesús Goucouría presenta fuertes

indagaciones que atañen al hombre, “humanidad de cepa misteriosa” cuando dice, tratando de

comprender al origen y los misterios de la vida misma “la penumbra nos abrió el alma y, sin

embargo, ¿caminamos hacia la luz?”

En ese espacio reflexivo los acontecimientos se suceden mientras el mundo continúa sin pausa y

sin prisa por un camino que no lleva a un lugar diferente, incansable búsqueda de la verdad que da

lugar al nacimiento de un canto que a veces toma la forma de un naufragio y por momentos la de

sentires de culpa, en un análisis profundo, filosófico, cuyos resultados tratan de alcanzar la

Juegos del tiempo que se transforma en un ayer-hoy-mañana, ante la mirada siempre atenta de

quien está preso de las formulaciones eternas, por eso admite “en la noche respiro el acorralado

aire de las preguntas”.

Desde esa mirada introspectiva, como en un abrir sucesivas puertas de la duda, aparece el temor

a perder el poder de expresarse con la palabra, teniendo asimismo la certeza de su presencia,

como vínculo fundamental sin la cual no es posible el decir del poeta.

Luego reflexiona, reconoce:”pero la palabra salva ciertas distancias…” y entonces, a través de un

incesante movimiento desde diferentes espacios imaginarios, reales o irreales continúa la

sinuosa marcha paso a paso por el sendero elegido para expresarse: la poesía.

Ana María Paris.
14 de Octubre de 2014 por Anónimo
Hola, cómo estan? comparto aquí las palabras de la escritora Mirta Gaziano, a quien le hago extensivo el agradecimiento por tomarse el tiempo de hacer el presente trabajo.

El poemario de Alberto Jesús Goicouría es pleno de imágenes puras como diamantes en bruto, como insinuaciones tenues que dicen lo necesario, dejando al espectador (lector), que siga proyectando su imaginario.
Dice, nombra, enumera, con riqueza expresiva, potencia emotiva, insinúa a modo de no cerrar el círculo y permitir la fluidez de aquellos que se atreven a conectar con un universo intangible o una propuesta hacia el pensamiento reflexivo por las vertientes filosóficas que contiene.
Manifiesta un claro análisis de emociones humanas y elementos naturales en conjunción con la vida en movimiento.
Leerlo es penetrar en senderos de vertientes oníricas, inaugurar pasajes de inusitadas pendientes a descubrir palabra a palabra.

Mirta Gaziano

http://www.sepaargentina.com.ar/index.php?option=com_content
4 de Marzo de 2015 por Anónimo
Amalgama de la fugacidad

Las preguntas siempre remiten a la necesidad de comprender por qué sucede lo que sucede, lo

que puede dar un maravilloso sentido a la existencia, y al mismo tiempo por qué aparece, en

forma inexorable, otro aspecto que transforma esa maravilla en oscuridad.

En Amalgama de la fugacidad la poesía de Alberto de Jesús Goucouría presenta fuertes

indagaciones que atañen al hombre, “humanidad de cepa misteriosa” cuando dice, tratando de

comprender al origen y los misterios de la vida misma “la penumbra nos abrió el alma y, sin

embargo, ¿caminamos hacia la luz?”

En ese espacio reflexivo los acontecimientos se suceden mientras el mundo continúa sin pausa y

sin prisa por un camino que no lleva a un lugar diferente, incansable búsqueda de la verdad que da

lugar al nacimiento de un canto que a veces toma la forma de un naufragio y por momentos la de

sentires de culpa, en un análisis profundo, filosófico, cuyos resultados tratan de alcanzar la

Juegos del tiempo que se transforma en un ayer-hoy-mañana, ante la mirada siempre atenta de

quien está preso de las formulaciones eternas, por eso admite “en la noche respiro el acorralado

aire de las preguntas”.

Desde esa mirada introspectiva, como en un abrir sucesivas puertas de la duda, aparece el temor

a perder el poder de expresarse con la palabra, teniendo asimismo la certeza de su presencia,

como vínculo fundamental sin la cual no es posible el decir del poeta.

Luego reflexiona, reconoce:”pero la palabra salva ciertas distancias…” y entonces, a través de un

incesante movimiento desde diferentes espacios imaginarios, reales o irreales continúa la

sinuosa marcha paso a paso por el sendero elegido para expresarse: la poesía.

Ana María Paris.
14 de Octubre de 2014 por Anónimo
Hola, cómo estan? comparto aquí las palabras de la escritora Mirta Gaziano, a quien le hago extensivo el agradecimiento por tomarse el tiempo de hacer el presente trabajo.

El poemario de Alberto Jesús Goicouría es pleno de imágenes puras como diamantes en bruto, como insinuaciones tenues que dicen lo necesario, dejando al espectador (lector), que siga proyectando su imaginario.
Dice, nombra, enumera, con riqueza expresiva, potencia emotiva, insinúa a modo de no cerrar el círculo y permitir la fluidez de aquellos que se atreven a conectar con un universo intangible o una propuesta hacia el pensamiento reflexivo por las vertientes filosóficas que contiene.
Manifiesta un claro análisis de emociones humanas y elementos naturales en conjunción con la vida en movimiento.
Leerlo es penetrar en senderos de vertientes oníricas, inaugurar pasajes de inusitadas pendientes a descubrir palabra a palabra.

Mirta Gaziano

http://www.sepaargentina.com.ar/index.php?option=com_content
4 de Marzo de 2015 por Anónimo
Amalgama de la fugacidad

Las preguntas siempre remiten a la necesidad de comprender por qué sucede lo que sucede, lo

que puede dar un maravilloso sentido a la existencia, y al mismo tiempo por qué aparece, en

forma inexorable, otro aspecto que transforma esa maravilla en oscuridad.

En Amalgama de la fugacidad la poesía de Alberto de Jesús Goucouría presenta fuertes

indagaciones que atañen al hombre, “humanidad de cepa misteriosa” cuando dice, tratando de

comprender al origen y los misterios de la vida misma “la penumbra nos abrió el alma y, sin

embargo, ¿caminamos hacia la luz?”

En ese espacio reflexivo los acontecimientos se suceden mientras el mundo continúa sin pausa y

sin prisa por un camino que no lleva a un lugar diferente, incansable búsqueda de la verdad que da

lugar al nacimiento de un canto que a veces toma la forma de un naufragio y por momentos la de

sentires de culpa, en un análisis profundo, filosófico, cuyos resultados tratan de alcanzar la

Juegos del tiempo que se transforma en un ayer-hoy-mañana, ante la mirada siempre atenta de

quien está preso de las formulaciones eternas, por eso admite “en la noche respiro el acorralado

aire de las preguntas”.

Desde esa mirada introspectiva, como en un abrir sucesivas puertas de la duda, aparece el temor

a perder el poder de expresarse con la palabra, teniendo asimismo la certeza de su presencia,

como vínculo fundamental sin la cual no es posible el decir del poeta.

Luego reflexiona, reconoce:”pero la palabra salva ciertas distancias…” y entonces, a través de un

incesante movimiento desde diferentes espacios imaginarios, reales o irreales continúa la

sinuosa marcha paso a paso por el sendero elegido para expresarse: la poesía.

Ana María Paris.
14 de Octubre de 2014 por Anónimo
Hola, cómo estan? comparto aquí las palabras de la escritora Mirta Gaziano, a quien le hago extensivo el agradecimiento por tomarse el tiempo de hacer el presente trabajo.

El poemario de Alberto Jesús Goicouría es pleno de imágenes puras como diamantes en bruto, como insinuaciones tenues que dicen lo necesario, dejando al espectador (lector), que siga proyectando su imaginario.
Dice, nombra, enumera, con riqueza expresiva, potencia emotiva, insinúa a modo de no cerrar el círculo y permitir la fluidez de aquellos que se atreven a conectar con un universo intangible o una propuesta hacia el pensamiento reflexivo por las vertientes filosóficas que contiene.
Manifiesta un claro análisis de emociones humanas y elementos naturales en conjunción con la vida en movimiento.
Leerlo es penetrar en senderos de vertientes oníricas, inaugurar pasajes de inusitadas pendientes a descubrir palabra a palabra.

Mirta Gaziano

http://www.sepaargentina.com.ar/index.php?option=com_content
4 de Marzo de 2015 por Anónimo
Amalgama de la fugacidad

Las preguntas siempre remiten a la necesidad de comprender por qué sucede lo que sucede, lo

que puede dar un maravilloso sentido a la existencia, y al mismo tiempo por qué aparece, en

forma inexorable, otro aspecto que transforma esa maravilla en oscuridad.

En Amalgama de la fugacidad la poesía de Alberto de Jesús Goucouría presenta fuertes

indagaciones que atañen al hombre, “humanidad de cepa misteriosa” cuando dice, tratando de

comprender al origen y los misterios de la vida misma “la penumbra nos abrió el alma y, sin

embargo, ¿caminamos hacia la luz?”

En ese espacio reflexivo los acontecimientos se suceden mientras el mundo continúa sin pausa y

sin prisa por un camino que no lleva a un lugar diferente, incansable búsqueda de la verdad que da

lugar al nacimiento de un canto que a veces toma la forma de un naufragio y por momentos la de

sentires de culpa, en un análisis profundo, filosófico, cuyos resultados tratan de alcanzar la

Juegos del tiempo que se transforma en un ayer-hoy-mañana, ante la mirada siempre atenta de

quien está preso de las formulaciones eternas, por eso admite “en la noche respiro el acorralado

aire de las preguntas”.

Desde esa mirada introspectiva, como en un abrir sucesivas puertas de la duda, aparece el temor

a perder el poder de expresarse con la palabra, teniendo asimismo la certeza de su presencia,

como vínculo fundamental sin la cual no es posible el decir del poeta.

Luego reflexiona, reconoce:”pero la palabra salva ciertas distancias…” y entonces, a través de un

incesante movimiento desde diferentes espacios imaginarios, reales o irreales continúa la

sinuosa marcha paso a paso por el sendero elegido para expresarse: la poesía.

Ana María Paris.
14 de Octubre de 2014 por Anónimo
Hola, cómo estan? comparto aquí las palabras de la escritora Mirta Gaziano, a quien le hago extensivo el agradecimiento por tomarse el tiempo de hacer el presente trabajo.

El poemario de Alberto Jesús Goicouría es pleno de imágenes puras como diamantes en bruto, como insinuaciones tenues que dicen lo necesario, dejando al espectador (lector), que siga proyectando su imaginario.
Dice, nombra, enumera, con riqueza expresiva, potencia emotiva, insinúa a modo de no cerrar el círculo y permitir la fluidez de aquellos que se atreven a conectar con un universo intangible o una propuesta hacia el pensamiento reflexivo por las vertientes filosóficas que contiene.
Manifiesta un claro análisis de emociones humanas y elementos naturales en conjunción con la vida en movimiento.
Leerlo es penetrar en senderos de vertientes oníricas, inaugurar pasajes de inusitadas pendientes a descubrir palabra a palabra.

Mirta Gaziano

http://www.sepaargentina.com.ar/index.php?option=com_content
4 de Marzo de 2015 por Anónimo
Amalgama de la fugacidad

Las preguntas siempre remiten a la necesidad de comprender por qué sucede lo que sucede, lo

que puede dar un maravilloso sentido a la existencia, y al mismo tiempo por qué aparece, en

forma inexorable, otro aspecto que transforma esa maravilla en oscuridad.

En Amalgama de la fugacidad la poesía de Alberto de Jesús Goucouría presenta fuertes

indagaciones que atañen al hombre, “humanidad de cepa misteriosa” cuando dice, tratando de

comprender al origen y los misterios de la vida misma “la penumbra nos abrió el alma y, sin

embargo, ¿caminamos hacia la luz?”

En ese espacio reflexivo los acontecimientos se suceden mientras el mundo continúa sin pausa y

sin prisa por un camino que no lleva a un lugar diferente, incansable búsqueda de la verdad que da

lugar al nacimiento de un canto que a veces toma la forma de un naufragio y por momentos la de

sentires de culpa, en un análisis profundo, filosófico, cuyos resultados tratan de alcanzar la

Juegos del tiempo que se transforma en un ayer-hoy-mañana, ante la mirada siempre atenta de

quien está preso de las formulaciones eternas, por eso admite “en la noche respiro el acorralado

aire de las preguntas”.

Desde esa mirada introspectiva, como en un abrir sucesivas puertas de la duda, aparece el temor

a perder el poder de expresarse con la palabra, teniendo asimismo la certeza de su presencia,

como vínculo fundamental sin la cual no es posible el decir del poeta.

Luego reflexiona, reconoce:”pero la palabra salva ciertas distancias…” y entonces, a través de un

incesante movimiento desde diferentes espacios imaginarios, reales o irreales continúa la

sinuosa marcha paso a paso por el sendero elegido para expresarse: la poesía.

Ana María Paris.
14 de Octubre de 2014 por Anónimo
Hola, cómo estan? comparto aquí las palabras de la escritora Mirta Gaziano, a quien le hago extensivo el agradecimiento por tomarse el tiempo de hacer el presente trabajo.

El poemario de Alberto Jesús Goicouría es pleno de imágenes puras como diamantes en bruto, como insinuaciones tenues que dicen lo necesario, dejando al espectador (lector), que siga proyectando su imaginario.
Dice, nombra, enumera, con riqueza expresiva, potencia emotiva, insinúa a modo de no cerrar el círculo y permitir la fluidez de aquellos que se atreven a conectar con un universo intangible o una propuesta hacia el pensamiento reflexivo por las vertientes filosóficas que contiene.
Manifiesta un claro análisis de emociones humanas y elementos naturales en conjunción con la vida en movimiento.
Leerlo es penetrar en senderos de vertientes oníricas, inaugurar pasajes de inusitadas pendientes a descubrir palabra a palabra.

Mirta Gaziano

http://www.sepaargentina.com.ar/index.php?option=com_content
4 de Marzo de 2015 por Anónimo
Amalgama de la fugacidad

Las preguntas siempre remiten a la necesidad de comprender por qué sucede lo que sucede, lo

que puede dar un maravilloso sentido a la existencia, y al mismo tiempo por qué aparece, en

forma inexorable, otro aspecto que transforma esa maravilla en oscuridad.

En Amalgama de la fugacidad la poesía de Alberto de Jesús Goucouría presenta fuertes

indagaciones que atañen al hombre, “humanidad de cepa misteriosa” cuando dice, tratando de

comprender al origen y los misterios de la vida misma “la penumbra nos abrió el alma y, sin

embargo, ¿caminamos hacia la luz?”

En ese espacio reflexivo los acontecimientos se suceden mientras el mundo continúa sin pausa y

sin prisa por un camino que no lleva a un lugar diferente, incansable búsqueda de la verdad que da

lugar al nacimiento de un canto que a veces toma la forma de un naufragio y por momentos la de

sentires de culpa, en un análisis profundo, filosófico, cuyos resultados tratan de alcanzar la

Juegos del tiempo que se transforma en un ayer-hoy-mañana, ante la mirada siempre atenta de

quien está preso de las formulaciones eternas, por eso admite “en la noche respiro el acorralado

aire de las preguntas”.

Desde esa mirada introspectiva, como en un abrir sucesivas puertas de la duda, aparece el temor

a perder el poder de expresarse con la palabra, teniendo asimismo la certeza de su presencia,

como vínculo fundamental sin la cual no es posible el decir del poeta.

Luego reflexiona, reconoce:”pero la palabra salva ciertas distancias…” y entonces, a través de un

incesante movimiento desde diferentes espacios imaginarios, reales o irreales continúa la

sinuosa marcha paso a paso por el sendero elegido para expresarse: la poesía.

Ana María Paris.
14 de Octubre de 2014 por Anónimo
Hola, cómo estan? comparto aquí las palabras de la escritora Mirta Gaziano, a quien le hago extensivo el agradecimiento por tomarse el tiempo de hacer el presente trabajo.

El poemario de Alberto Jesús Goicouría es pleno de imágenes puras como diamantes en bruto, como insinuaciones tenues que dicen lo necesario, dejando al espectador (lector), que siga proyectando su imaginario.
Dice, nombra, enumera, con riqueza expresiva, potencia emotiva, insinúa a modo de no cerrar el círculo y permitir la fluidez de aquellos que se atreven a conectar con un universo intangible o una propuesta hacia el pensamiento reflexivo por las vertientes filosóficas que contiene.
Manifiesta un claro análisis de emociones humanas y elementos naturales en conjunción con la vida en movimiento.
Leerlo es penetrar en senderos de vertientes oníricas, inaugurar pasajes de inusitadas pendientes a descubrir palabra a palabra.

Mirta Gaziano

http://www.sepaargentina.com.ar/index.php?option=com_content
4 de Marzo de 2015 por Anónimo
Amalgama de la fugacidad

Las preguntas siempre remiten a la necesidad de comprender por qué sucede lo que sucede, lo

que puede dar un maravilloso sentido a la existencia, y al mismo tiempo por qué aparece, en

forma inexorable, otro aspecto que transforma esa maravilla en oscuridad.

En Amalgama de la fugacidad la poesía de Alberto de Jesús Goucouría presenta fuertes

indagaciones que atañen al hombre, “humanidad de cepa misteriosa” cuando dice, tratando de

comprender al origen y los misterios de la vida misma “la penumbra nos abrió el alma y, sin

embargo, ¿caminamos hacia la luz?”

En ese espacio reflexivo los acontecimientos se suceden mientras el mundo continúa sin pausa y

sin prisa por un camino que no lleva a un lugar diferente, incansable búsqueda de la verdad que da

lugar al nacimiento de un canto que a veces toma la forma de un naufragio y por momentos la de

sentires de culpa, en un análisis profundo, filosófico, cuyos resultados tratan de alcanzar la

Juegos del tiempo que se transforma en un ayer-hoy-mañana, ante la mirada siempre atenta de

quien está preso de las formulaciones eternas, por eso admite “en la noche respiro el acorralado

aire de las preguntas”.

Desde esa mirada introspectiva, como en un abrir sucesivas puertas de la duda, aparece el temor

a perder el poder de expresarse con la palabra, teniendo asimismo la certeza de su presencia,

como vínculo fundamental sin la cual no es posible el decir del poeta.

Luego reflexiona, reconoce:”pero la palabra salva ciertas distancias…” y entonces, a través de un

incesante movimiento desde diferentes espacios imaginarios, reales o irreales continúa la

sinuosa marcha paso a paso por el sendero elegido para expresarse: la poesía.

Ana María Paris.
14 de Octubre de 2014 por Anónimo
Hola, cómo estan? comparto aquí las palabras de la escritora Mirta Gaziano, a quien le hago extensivo el agradecimiento por tomarse el tiempo de hacer el presente trabajo.

El poemario de Alberto Jesús Goicouría es pleno de imágenes puras como diamantes en bruto, como insinuaciones tenues que dicen lo necesario, dejando al espectador (lector), que siga proyectando su imaginario.
Dice, nombra, enumera, con riqueza expresiva, potencia emotiva, insinúa a modo de no cerrar el círculo y permitir la fluidez de aquellos que se atreven a conectar con un universo intangible o una propuesta hacia el pensamiento reflexivo por las vertientes filosóficas que contiene.
Manifiesta un claro análisis de emociones humanas y elementos naturales en conjunción con la vida en movimiento.
Leerlo es penetrar en senderos de vertientes oníricas, inaugurar pasajes de inusitadas pendientes a descubrir palabra a palabra.

Mirta Gaziano

http://www.sepaargentina.com.ar/index.php?option=com_content
4 de Marzo de 2015 por Anónimo
Amalgama de la fugacidad

Las preguntas siempre remiten a la necesidad de comprender por qué sucede lo que sucede, lo

que puede dar un maravilloso sentido a la existencia, y al mismo tiempo por qué aparece, en

forma inexorable, otro aspecto que transforma esa maravilla en oscuridad.

En Amalgama de la fugacidad la poesía de Alberto de Jesús Goucouría presenta fuertes

indagaciones que atañen al hombre, “humanidad de cepa misteriosa” cuando dice, tratando de

comprender al origen y los misterios de la vida misma “la penumbra nos abrió el alma y, sin

embargo, ¿caminamos hacia la luz?”

En ese espacio reflexivo los acontecimientos se suceden mientras el mundo continúa sin pausa y

sin prisa por un camino que no lleva a un lugar diferente, incansable búsqueda de la verdad que da

lugar al nacimiento de un canto que a veces toma la forma de un naufragio y por momentos la de

sentires de culpa, en un análisis profundo, filosófico, cuyos resultados tratan de alcanzar la

Juegos del tiempo que se transforma en un ayer-hoy-mañana, ante la mirada siempre atenta de

quien está preso de las formulaciones eternas, por eso admite “en la noche respiro el acorralado

aire de las preguntas”.

Desde esa mirada introspectiva, como en un abrir sucesivas puertas de la duda, aparece el temor

a perder el poder de expresarse con la palabra, teniendo asimismo la certeza de su presencia,

como vínculo fundamental sin la cual no es posible el decir del poeta.

Luego reflexiona, reconoce:”pero la palabra salva ciertas distancias…” y entonces, a través de un

incesante movimiento desde diferentes espacios imaginarios, reales o irreales continúa la

sinuosa marcha paso a paso por el sendero elegido para expresarse: la poesía.

Ana María Paris.
14 de Octubre de 2014 por Anónimo
Hola, cómo estan? comparto aquí las palabras de la escritora Mirta Gaziano, a quien le hago extensivo el agradecimiento por tomarse el tiempo de hacer el presente trabajo.

El poemario de Alberto Jesús Goicouría es pleno de imágenes puras como diamantes en bruto, como insinuaciones tenues que dicen lo necesario, dejando al espectador (lector), que siga proyectando su imaginario.
Dice, nombra, enumera, con riqueza expresiva, potencia emotiva, insinúa a modo de no cerrar el círculo y permitir la fluidez de aquellos que se atreven a conectar con un universo intangible o una propuesta hacia el pensamiento reflexivo por las vertientes filosóficas que contiene.
Manifiesta un claro análisis de emociones humanas y elementos naturales en conjunción con la vida en movimiento.
Leerlo es penetrar en senderos de vertientes oníricas, inaugurar pasajes de inusitadas pendientes a descubrir palabra a palabra.

Mirta Gaziano

http://www.sepaargentina.com.ar/index.php?option=com_content
4 de Marzo de 2015 por Anónimo
Amalgama de la fugacidad

Las preguntas siempre remiten a la necesidad de comprender por qué sucede lo que sucede, lo

que puede dar un maravilloso sentido a la existencia, y al mismo tiempo por qué aparece, en

forma inexorable, otro aspecto que transforma esa maravilla en oscuridad.

En Amalgama de la fugacidad la poesía de Alberto de Jesús Goucouría presenta fuertes

indagaciones que atañen al hombre, “humanidad de cepa misteriosa” cuando dice, tratando de

comprender al origen y los misterios de la vida misma “la penumbra nos abrió el alma y, sin

embargo, ¿caminamos hacia la luz?”

En ese espacio reflexivo los acontecimientos se suceden mientras el mundo continúa sin pausa y

sin prisa por un camino que no lleva a un lugar diferente, incansable búsqueda de la verdad que da

lugar al nacimiento de un canto que a veces toma la forma de un naufragio y por momentos la de

sentires de culpa, en un análisis profundo, filosófico, cuyos resultados tratan de alcanzar la

Juegos del tiempo que se transforma en un ayer-hoy-mañana, ante la mirada siempre atenta de

quien está preso de las formulaciones eternas, por eso admite “en la noche respiro el acorralado

aire de las preguntas”.

Desde esa mirada introspectiva, como en un abrir sucesivas puertas de la duda, aparece el temor

a perder el poder de expresarse con la palabra, teniendo asimismo la certeza de su presencia,

como vínculo fundamental sin la cual no es posible el decir del poeta.

Luego reflexiona, reconoce:”pero la palabra salva ciertas distancias…” y entonces, a través de un

incesante movimiento desde diferentes espacios imaginarios, reales o irreales continúa la

sinuosa marcha paso a paso por el sendero elegido para expresarse: la poesía.

Ana María Paris.
14 de Octubre de 2014 por Anónimo
Hola, cómo estan? comparto aquí las palabras de la escritora Mirta Gaziano, a quien le hago extensivo el agradecimiento por tomarse el tiempo de hacer el presente trabajo.

El poemario de Alberto Jesús Goicouría es pleno de imágenes puras como diamantes en bruto, como insinuaciones tenues que dicen lo necesario, dejando al espectador (lector), que siga proyectando su imaginario.
Dice, nombra, enumera, con riqueza expresiva, potencia emotiva, insinúa a modo de no cerrar el círculo y permitir la fluidez de aquellos que se atreven a conectar con un universo intangible o una propuesta hacia el pensamiento reflexivo por las vertientes filosóficas que contiene.
Manifiesta un claro análisis de emociones humanas y elementos naturales en conjunción con la vida en movimiento.
Leerlo es penetrar en senderos de vertientes oníricas, inaugurar pasajes de inusitadas pendientes a descubrir palabra a palabra.

Mirta Gaziano

http://www.sepaargentina.com.ar/index.php?option=com_content
4 de Marzo de 2015 por Anónimo
Amalgama de la fugacidad

Las preguntas siempre remiten a la necesidad de comprender por qué sucede lo que sucede, lo

que puede dar un maravilloso sentido a la existencia, y al mismo tiempo por qué aparece, en

forma inexorable, otro aspecto que transforma esa maravilla en oscuridad.

En Amalgama de la fugacidad la poesía de Alberto de Jesús Goucouría presenta fuertes

indagaciones que atañen al hombre, “humanidad de cepa misteriosa” cuando dice, tratando de

comprender al origen y los misterios de la vida misma “la penumbra nos abrió el alma y, sin

embargo, ¿caminamos hacia la luz?”

En ese espacio reflexivo los acontecimientos se suceden mientras el mundo continúa sin pausa y

sin prisa por un camino que no lleva a un lugar diferente, incansable búsqueda de la verdad que da

lugar al nacimiento de un canto que a veces toma la forma de un naufragio y por momentos la de

sentires de culpa, en un análisis profundo, filosófico, cuyos resultados tratan de alcanzar la

Juegos del tiempo que se transforma en un ayer-hoy-mañana, ante la mirada siempre atenta de

quien está preso de las formulaciones eternas, por eso admite “en la noche respiro el acorralado

aire de las preguntas”.

Desde esa mirada introspectiva, como en un abrir sucesivas puertas de la duda, aparece el temor

a perder el poder de expresarse con la palabra, teniendo asimismo la certeza de su presencia,

como vínculo fundamental sin la cual no es posible el decir del poeta.

Luego reflexiona, reconoce:”pero la palabra salva ciertas distancias…” y entonces, a través de un

incesante movimiento desde diferentes espacios imaginarios, reales o irreales continúa la

sinuosa marcha paso a paso por el sendero elegido para expresarse: la poesía.

Ana María Paris.
14 de Octubre de 2014 por Anónimo
Hola, cómo estan? comparto aquí las palabras de la escritora Mirta Gaziano, a quien le hago extensivo el agradecimiento por tomarse el tiempo de hacer el presente trabajo.

El poemario de Alberto Jesús Goicouría es pleno de imágenes puras como diamantes en bruto, como insinuaciones tenues que dicen lo necesario, dejando al espectador (lector), que siga proyectando su imaginario.
Dice, nombra, enumera, con riqueza expresiva, potencia emotiva, insinúa a modo de no cerrar el círculo y permitir la fluidez de aquellos que se atreven a conectar con un universo intangible o una propuesta hacia el pensamiento reflexivo por las vertientes filosóficas que contiene.
Manifiesta un claro análisis de emociones humanas y elementos naturales en conjunción con la vida en movimiento.
Leerlo es penetrar en senderos de vertientes oníricas, inaugurar pasajes de inusitadas pendientes a descubrir palabra a palabra.

Mirta Gaziano

http://www.sepaargentina.com.ar/index.php?option=com_content
4 de Marzo de 2015 por Anónimo
Amalgama de la fugacidad

Las preguntas siempre remiten a la necesidad de comprender por qué sucede lo que sucede, lo

que puede dar un maravilloso sentido a la existencia, y al mismo tiempo por qué aparece, en

forma inexorable, otro aspecto que transforma esa maravilla en oscuridad.

En Amalgama de la fugacidad la poesía de Alberto de Jesús Goucouría presenta fuertes

indagaciones que atañen al hombre, “humanidad de cepa misteriosa” cuando dice, tratando de

comprender al origen y los misterios de la vida misma “la penumbra nos abrió el alma y, sin

embargo, ¿caminamos hacia la luz?”

En ese espacio reflexivo los acontecimientos se suceden mientras el mundo continúa sin pausa y

sin prisa por un camino que no lleva a un lugar diferente, incansable búsqueda de la verdad que da

lugar al nacimiento de un canto que a veces toma la forma de un naufragio y por momentos la de

sentires de culpa, en un análisis profundo, filosófico, cuyos resultados tratan de alcanzar la

Juegos del tiempo que se transforma en un ayer-hoy-mañana, ante la mirada siempre atenta de

quien está preso de las formulaciones eternas, por eso admite “en la noche respiro el acorralado

aire de las preguntas”.

Desde esa mirada introspectiva, como en un abrir sucesivas puertas de la duda, aparece el temor

a perder el poder de expresarse con la palabra, teniendo asimismo la certeza de su presencia,

como vínculo fundamental sin la cual no es posible el decir del poeta.

Luego reflexiona, reconoce:”pero la palabra salva ciertas distancias…” y entonces, a través de un

incesante movimiento desde diferentes espacios imaginarios, reales o irreales continúa la

sinuosa marcha paso a paso por el sendero elegido para expresarse: la poesía.

Ana María Paris.
14 de Octubre de 2014 por Anónimo
Hola, cómo estan? comparto aquí las palabras de la escritora Mirta Gaziano, a quien le hago extensivo el agradecimiento por tomarse el tiempo de hacer el presente trabajo.

El poemario de Alberto Jesús Goicouría es pleno de imágenes puras como diamantes en bruto, como insinuaciones tenues que dicen lo necesario, dejando al espectador (lector), que siga proyectando su imaginario.
Dice, nombra, enumera, con riqueza expresiva, potencia emotiva, insinúa a modo de no cerrar el círculo y permitir la fluidez de aquellos que se atreven a conectar con un universo intangible o una propuesta hacia el pensamiento reflexivo por las vertientes filosóficas que contiene.
Manifiesta un claro análisis de emociones humanas y elementos naturales en conjunción con la vida en movimiento.
Leerlo es penetrar en senderos de vertientes oníricas, inaugurar pasajes de inusitadas pendientes a descubrir palabra a palabra.

Mirta Gaziano

http://www.sepaargentina.com.ar/index.php?option=com_content
4 de Marzo de 2015 por Anónimo
Amalgama de la fugacidad

Las preguntas siempre remiten a la necesidad de comprender por qué sucede lo que sucede, lo

que puede dar un maravilloso sentido a la existencia, y al mismo tiempo por qué aparece, en

forma inexorable, otro aspecto que transforma esa maravilla en oscuridad.

En Amalgama de la fugacidad la poesía de Alberto de Jesús Goucouría presenta fuertes

indagaciones que atañen al hombre, “humanidad de cepa misteriosa” cuando dice, tratando de

comprender al origen y los misterios de la vida misma “la penumbra nos abrió el alma y, sin

embargo, ¿caminamos hacia la luz?”

En ese espacio reflexivo los acontecimientos se suceden mientras el mundo continúa sin pausa y

sin prisa por un camino que no lleva a un lugar diferente, incansable búsqueda de la verdad que da

lugar al nacimiento de un canto que a veces toma la forma de un naufragio y por momentos la de

sentires de culpa, en un análisis profundo, filosófico, cuyos resultados tratan de alcanzar la

Juegos del tiempo que se transforma en un ayer-hoy-mañana, ante la mirada siempre atenta de

quien está preso de las formulaciones eternas, por eso admite “en la noche respiro el acorralado

aire de las preguntas”.

Desde esa mirada introspectiva, como en un abrir sucesivas puertas de la duda, aparece el temor

a perder el poder de expresarse con la palabra, teniendo asimismo la certeza de su presencia,

como vínculo fundamental sin la cual no es posible el decir del poeta.

Luego reflexiona, reconoce:”pero la palabra salva ciertas distancias…” y entonces, a través de un

incesante movimiento desde diferentes espacios imaginarios, reales o irreales continúa la

sinuosa marcha paso a paso por el sendero elegido para expresarse: la poesía.

Ana María Paris.
14 de Octubre de 2014 por Anónimo
Hola, cómo estan? comparto aquí las palabras de la escritora Mirta Gaziano, a quien le hago extensivo el agradecimiento por tomarse el tiempo de hacer el presente trabajo.

El poemario de Alberto Jesús Goicouría es pleno de imágenes puras como diamantes en bruto, como insinuaciones tenues que dicen lo necesario, dejando al espectador (lector), que siga proyectando su imaginario.
Dice, nombra, enumera, con riqueza expresiva, potencia emotiva, insinúa a modo de no cerrar el círculo y permitir la fluidez de aquellos que se atreven a conectar con un universo intangible o una propuesta hacia el pensamiento reflexivo por las vertientes filosóficas que contiene.
Manifiesta un claro análisis de emociones humanas y elementos naturales en conjunción con la vida en movimiento.
Leerlo es penetrar en senderos de vertientes oníricas, inaugurar pasajes de inusitadas pendientes a descubrir palabra a palabra.

Mirta Gaziano

http://www.sepaargentina.com.ar/index.php?option=com_content
4 de Marzo de 2015 por Anónimo
Amalgama de la fugacidad

Las preguntas siempre remiten a la necesidad de comprender por qué sucede lo que sucede, lo

que puede dar un maravilloso sentido a la existencia, y al mismo tiempo por qué aparece, en

forma inexorable, otro aspecto que transforma esa maravilla en oscuridad.

En Amalgama de la fugacidad la poesía de Alberto de Jesús Goucouría presenta fuertes

indagaciones que atañen al hombre, “humanidad de cepa misteriosa” cuando dice, tratando de

comprender al origen y los misterios de la vida misma “la penumbra nos abrió el alma y, sin

embargo, ¿caminamos hacia la luz?”

En ese espacio reflexivo los acontecimientos se suceden mientras el mundo continúa sin pausa y

sin prisa por un camino que no lleva a un lugar diferente, incansable búsqueda de la verdad que da

lugar al nacimiento de un canto que a veces toma la forma de un naufragio y por momentos la de

sentires de culpa, en un análisis profundo, filosófico, cuyos resultados tratan de alcanzar la

Juegos del tiempo que se transforma en un ayer-hoy-mañana, ante la mirada siempre atenta de

quien está preso de las formulaciones eternas, por eso admite “en la noche respiro el acorralado

aire de las preguntas”.

Desde esa mirada introspectiva, como en un abrir sucesivas puertas de la duda, aparece el temor

a perder el poder de expresarse con la palabra, teniendo asimismo la certeza de su presencia,

como vínculo fundamental sin la cual no es posible el decir del poeta.

Luego reflexiona, reconoce:”pero la palabra salva ciertas distancias…” y entonces, a través de un

incesante movimiento desde diferentes espacios imaginarios, reales o irreales continúa la

sinuosa marcha paso a paso por el sendero elegido para expresarse: la poesía.

Ana María Paris.
14 de Octubre de 2014 por Anónimo
Hola, cómo estan? comparto aquí las palabras de la escritora Mirta Gaziano, a quien le hago extensivo el agradecimiento por tomarse el tiempo de hacer el presente trabajo.

El poemario de Alberto Jesús Goicouría es pleno de imágenes puras como diamantes en bruto, como insinuaciones tenues que dicen lo necesario, dejando al espectador (lector), que siga proyectando su imaginario.
Dice, nombra, enumera, con riqueza expresiva, potencia emotiva, insinúa a modo de no cerrar el círculo y permitir la fluidez de aquellos que se atreven a conectar con un universo intangible o una propuesta hacia el pensamiento reflexivo por las vertientes filosóficas que contiene.
Manifiesta un claro análisis de emociones humanas y elementos naturales en conjunción con la vida en movimiento.
Leerlo es penetrar en senderos de vertientes oníricas, inaugurar pasajes de inusitadas pendientes a descubrir palabra a palabra.

Mirta Gaziano

http://www.sepaargentina.com.ar/index.php?option=com_content
4 de Marzo de 2015 por Anónimo
Amalgama de la fugacidad

Las preguntas siempre remiten a la necesidad de comprender por qué sucede lo que sucede, lo

que puede dar un maravilloso sentido a la existencia, y al mismo tiempo por qué aparece, en

forma inexorable, otro aspecto que transforma esa maravilla en oscuridad.

En Amalgama de la fugacidad la poesía de Alberto de Jesús Goucouría presenta fuertes

indagaciones que atañen al hombre, “humanidad de cepa misteriosa” cuando dice, tratando de

comprender al origen y los misterios de la vida misma “la penumbra nos abrió el alma y, sin

embargo, ¿caminamos hacia la luz?”

En ese espacio reflexivo los acontecimientos se suceden mientras el mundo continúa sin pausa y

sin prisa por un camino que no lleva a un lugar diferente, incansable búsqueda de la verdad que da

lugar al nacimiento de un canto que a veces toma la forma de un naufragio y por momentos la de

sentires de culpa, en un análisis profundo, filosófico, cuyos resultados tratan de alcanzar la

Juegos del tiempo que se transforma en un ayer-hoy-mañana, ante la mirada siempre atenta de

quien está preso de las formulaciones eternas, por eso admite “en la noche respiro el acorralado

aire de las preguntas”.

Desde esa mirada introspectiva, como en un abrir sucesivas puertas de la duda, aparece el temor

a perder el poder de expresarse con la palabra, teniendo asimismo la certeza de su presencia,

como vínculo fundamental sin la cual no es posible el decir del poeta.

Luego reflexiona, reconoce:”pero la palabra salva ciertas distancias…” y entonces, a través de un

incesante movimiento desde diferentes espacios imaginarios, reales o irreales continúa la

sinuosa marcha paso a paso por el sendero elegido para expresarse: la poesía.

Ana María Paris.
14 de Octubre de 2014 por Anónimo
Hola, cómo estan? comparto aquí las palabras de la escritora Mirta Gaziano, a quien le hago extensivo el agradecimiento por tomarse el tiempo de hacer el presente trabajo.

El poemario de Alberto Jesús Goicouría es pleno de imágenes puras como diamantes en bruto, como insinuaciones tenues que dicen lo necesario, dejando al espectador (lector), que siga proyectando su imaginario.
Dice, nombra, enumera, con riqueza expresiva, potencia emotiva, insinúa a modo de no cerrar el círculo y permitir la fluidez de aquellos que se atreven a conectar con un universo intangible o una propuesta hacia el pensamiento reflexivo por las vertientes filosóficas que contiene.
Manifiesta un claro análisis de emociones humanas y elementos naturales en conjunción con la vida en movimiento.
Leerlo es penetrar en senderos de vertientes oníricas, inaugurar pasajes de inusitadas pendientes a descubrir palabra a palabra.

Mirta Gaziano

http://www.sepaargentina.com.ar/index.php?option=com_content
4 de Marzo de 2015 por Anónimo
Amalgama de la fugacidad

Las preguntas siempre remiten a la necesidad de comprender por qué sucede lo que sucede, lo

que puede dar un maravilloso sentido a la existencia, y al mismo tiempo por qué aparece, en

forma inexorable, otro aspecto que transforma esa maravilla en oscuridad.

En Amalgama de la fugacidad la poesía de Alberto de Jesús Goucouría presenta fuertes

indagaciones que atañen al hombre, “humanidad de cepa misteriosa” cuando dice, tratando de

comprender al origen y los misterios de la vida misma “la penumbra nos abrió el alma y, sin

embargo, ¿caminamos hacia la luz?”

En ese espacio reflexivo los acontecimientos se suceden mientras el mundo continúa sin pausa y

sin prisa por un camino que no lleva a un lugar diferente, incansable búsqueda de la verdad que da

lugar al nacimiento de un canto que a veces toma la forma de un naufragio y por momentos la de

sentires de culpa, en un análisis profundo, filosófico, cuyos resultados tratan de alcanzar la

Juegos del tiempo que se transforma en un ayer-hoy-mañana, ante la mirada siempre atenta de

quien está preso de las formulaciones eternas, por eso admite “en la noche respiro el acorralado

aire de las preguntas”.

Desde esa mirada introspectiva, como en un abrir sucesivas puertas de la duda, aparece el temor

a perder el poder de expresarse con la palabra, teniendo asimismo la certeza de su presencia,

como vínculo fundamental sin la cual no es posible el decir del poeta.

Luego reflexiona, reconoce:”pero la palabra salva ciertas distancias…” y entonces, a través de un

incesante movimiento desde diferentes espacios imaginarios, reales o irreales continúa la

sinuosa marcha paso a paso por el sendero elegido para expresarse: la poesía.

Ana María Paris.
14 de Octubre de 2014 por Anónimo
Hola, cómo estan? comparto aquí las palabras de la escritora Mirta Gaziano, a quien le hago extensivo el agradecimiento por tomarse el tiempo de hacer el presente trabajo.

El poemario de Alberto Jesús Goicouría es pleno de imágenes puras como diamantes en bruto, como insinuaciones tenues que dicen lo necesario, dejando al espectador (lector), que siga proyectando su imaginario.
Dice, nombra, enumera, con riqueza expresiva, potencia emotiva, insinúa a modo de no cerrar el círculo y permitir la fluidez de aquellos que se atreven a conectar con un universo intangible o una propuesta hacia el pensamiento reflexivo por las vertientes filosóficas que contiene.
Manifiesta un claro análisis de emociones humanas y elementos naturales en conjunción con la vida en movimiento.
Leerlo es penetrar en senderos de vertientes oníricas, inaugurar pasajes de inusitadas pendientes a descubrir palabra a palabra.

Mirta Gaziano

http://www.sepaargentina.com.ar/index.php?option=com_content
4 de Marzo de 2015 por Anónimo
Amalgama de la fugacidad

Las preguntas siempre remiten a la necesidad de comprender por qué sucede lo que sucede, lo

que puede dar un maravilloso sentido a la existencia, y al mismo tiempo por qué aparece, en

forma inexorable, otro aspecto que transforma esa maravilla en oscuridad.

En Amalgama de la fugacidad la poesía de Alberto de Jesús Goucouría presenta fuertes

indagaciones que atañen al hombre, “humanidad de cepa misteriosa” cuando dice, tratando de

comprender al origen y los misterios de la vida misma “la penumbra nos abrió el alma y, sin

embargo, ¿caminamos hacia la luz?”

En ese espacio reflexivo los acontecimientos se suceden mientras el mundo continúa sin pausa y

sin prisa por un camino que no lleva a un lugar diferente, incansable búsqueda de la verdad que da

lugar al nacimiento de un canto que a veces toma la forma de un naufragio y por momentos la de

sentires de culpa, en un análisis profundo, filosófico, cuyos resultados tratan de alcanzar la

Juegos del tiempo que se transforma en un ayer-hoy-mañana, ante la mirada siempre atenta de

quien está preso de las formulaciones eternas, por eso admite “en la noche respiro el acorralado

aire de las preguntas”.

Desde esa mirada introspectiva, como en un abrir sucesivas puertas de la duda, aparece el temor

a perder el poder de expresarse con la palabra, teniendo asimismo la certeza de su presencia,

como vínculo fundamental sin la cual no es posible el decir del poeta.

Luego reflexiona, reconoce:”pero la palabra salva ciertas distancias…” y entonces, a través de un

incesante movimiento desde diferentes espacios imaginarios, reales o irreales continúa la

sinuosa marcha paso a paso por el sendero elegido para expresarse: la poesía.

Ana María Paris.
14 de Octubre de 2014 por Anónimo
Hola, cómo estan? comparto aquí las palabras de la escritora Mirta Gaziano, a quien le hago extensivo el agradecimiento por tomarse el tiempo de hacer el presente trabajo.

El poemario de Alberto Jesús Goicouría es pleno de imágenes puras como diamantes en bruto, como insinuaciones tenues que dicen lo necesario, dejando al espectador (lector), que siga proyectando su imaginario.
Dice, nombra, enumera, con riqueza expresiva, potencia emotiva, insinúa a modo de no cerrar el círculo y permitir la fluidez de aquellos que se atreven a conectar con un universo intangible o una propuesta hacia el pensamiento reflexivo por las vertientes filosóficas que contiene.
Manifiesta un claro análisis de emociones humanas y elementos naturales en conjunción con la vida en movimiento.
Leerlo es penetrar en senderos de vertientes oníricas, inaugurar pasajes de inusitadas pendientes a descubrir palabra a palabra.

Mirta Gaziano

http://www.sepaargentina.com.ar/index.php?option=com_content
4 de Marzo de 2015 por Anónimo
Amalgama de la fugacidad

Las preguntas siempre remiten a la necesidad de comprender por qué sucede lo que sucede, lo

que puede dar un maravilloso sentido a la existencia, y al mismo tiempo por qué aparece, en

forma inexorable, otro aspecto que transforma esa maravilla en oscuridad.

En Amalgama de la fugacidad la poesía de Alberto de Jesús Goucouría presenta fuertes

indagaciones que atañen al hombre, “humanidad de cepa misteriosa” cuando dice, tratando de

comprender al origen y los misterios de la vida misma “la penumbra nos abrió el alma y, sin

embargo, ¿caminamos hacia la luz?”

En ese espacio reflexivo los acontecimientos se suceden mientras el mundo continúa sin pausa y

sin prisa por un camino que no lleva a un lugar diferente, incansable búsqueda de la verdad que da

lugar al nacimiento de un canto que a veces toma la forma de un naufragio y por momentos la de

sentires de culpa, en un análisis profundo, filosófico, cuyos resultados tratan de alcanzar la

Juegos del tiempo que se transforma en un ayer-hoy-mañana, ante la mirada siempre atenta de

quien está preso de las formulaciones eternas, por eso admite “en la noche respiro el acorralado

aire de las preguntas”.

Desde esa mirada introspectiva, como en un abrir sucesivas puertas de la duda, aparece el temor

a perder el poder de expresarse con la palabra, teniendo asimismo la certeza de su presencia,

como vínculo fundamental sin la cual no es posible el decir del poeta.

Luego reflexiona, reconoce:”pero la palabra salva ciertas distancias…” y entonces, a través de un

incesante movimiento desde diferentes espacios imaginarios, reales o irreales continúa la

sinuosa marcha paso a paso por el sendero elegido para expresarse: la poesía.

Ana María Paris.
14 de Octubre de 2014 por Anónimo
Hola, cómo estan? comparto aquí las palabras de la escritora Mirta Gaziano, a quien le hago extensivo el agradecimiento por tomarse el tiempo de hacer el presente trabajo.

El poemario de Alberto Jesús Goicouría es pleno de imágenes puras como diamantes en bruto, como insinuaciones tenues que dicen lo necesario, dejando al espectador (lector), que siga proyectando su imaginario.
Dice, nombra, enumera, con riqueza expresiva, potencia emotiva, insinúa a modo de no cerrar el círculo y permitir la fluidez de aquellos que se atreven a conectar con un universo intangible o una propuesta hacia el pensamiento reflexivo por las vertientes filosóficas que contiene.
Manifiesta un claro análisis de emociones humanas y elementos naturales en conjunción con la vida en movimiento.
Leerlo es penetrar en senderos de vertientes oníricas, inaugurar pasajes de inusitadas pendientes a descubrir palabra a palabra.

Mirta Gaziano

http://www.sepaargentina.com.ar/index.php?option=com_content
4 de Marzo de 2015 por Anónimo
Amalgama de la fugacidad

Las preguntas siempre remiten a la necesidad de comprender por qué sucede lo que sucede, lo

que puede dar un maravilloso sentido a la existencia, y al mismo tiempo por qué aparece, en

forma inexorable, otro aspecto que transforma esa maravilla en oscuridad.

En Amalgama de la fugacidad la poesía de Alberto de Jesús Goucouría presenta fuertes

indagaciones que atañen al hombre, “humanidad de cepa misteriosa” cuando dice, tratando de

comprender al origen y los misterios de la vida misma “la penumbra nos abrió el alma y, sin

embargo, ¿caminamos hacia la luz?”

En ese espacio reflexivo los acontecimientos se suceden mientras el mundo continúa sin pausa y

sin prisa por un camino que no lleva a un lugar diferente, incansable búsqueda de la verdad que da

lugar al nacimiento de un canto que a veces toma la forma de un naufragio y por momentos la de

sentires de culpa, en un análisis profundo, filosófico, cuyos resultados tratan de alcanzar la

Juegos del tiempo que se transforma en un ayer-hoy-mañana, ante la mirada siempre atenta de

quien está preso de las formulaciones eternas, por eso admite “en la noche respiro el acorralado

aire de las preguntas”.

Desde esa mirada introspectiva, como en un abrir sucesivas puertas de la duda, aparece el temor

a perder el poder de expresarse con la palabra, teniendo asimismo la certeza de su presencia,

como vínculo fundamental sin la cual no es posible el decir del poeta.

Luego reflexiona, reconoce:”pero la palabra salva ciertas distancias…” y entonces, a través de un

incesante movimiento desde diferentes espacios imaginarios, reales o irreales continúa la

sinuosa marcha paso a paso por el sendero elegido para expresarse: la poesía.

Ana María Paris.
14 de Octubre de 2014 por Anónimo
Hola, cómo estan? comparto aquí las palabras de la escritora Mirta Gaziano, a quien le hago extensivo el agradecimiento por tomarse el tiempo de hacer el presente trabajo.

El poemario de Alberto Jesús Goicouría es pleno de imágenes puras como diamantes en bruto, como insinuaciones tenues que dicen lo necesario, dejando al espectador (lector), que siga proyectando su imaginario.
Dice, nombra, enumera, con riqueza expresiva, potencia emotiva, insinúa a modo de no cerrar el círculo y permitir la fluidez de aquellos que se atreven a conectar con un universo intangible o una propuesta hacia el pensamiento reflexivo por las vertientes filosóficas que contiene.
Manifiesta un claro análisis de emociones humanas y elementos naturales en conjunción con la vida en movimiento.
Leerlo es penetrar en senderos de vertientes oníricas, inaugurar pasajes de inusitadas pendientes a descubrir palabra a palabra.

Mirta Gaziano

http://www.sepaargentina.com.ar/index.php?option=com_content
4 de Marzo de 2015 por Anónimo
Amalgama de la fugacidad

Las preguntas siempre remiten a la necesidad de comprender por qué sucede lo que sucede, lo

que puede dar un maravilloso sentido a la existencia, y al mismo tiempo por qué aparece, en

forma inexorable, otro aspecto que transforma esa maravilla en oscuridad.

En Amalgama de la fugacidad la poesía de Alberto de Jesús Goucouría presenta fuertes

indagaciones que atañen al hombre, “humanidad de cepa misteriosa” cuando dice, tratando de

comprender al origen y los misterios de la vida misma “la penumbra nos abrió el alma y, sin

embargo, ¿caminamos hacia la luz?”

En ese espacio reflexivo los acontecimientos se suceden mientras el mundo continúa sin pausa y

sin prisa por un camino que no lleva a un lugar diferente, incansable búsqueda de la verdad que da

lugar al nacimiento de un canto que a veces toma la forma de un naufragio y por momentos la de

sentires de culpa, en un análisis profundo, filosófico, cuyos resultados tratan de alcanzar la

Juegos del tiempo que se transforma en un ayer-hoy-mañana, ante la mirada siempre atenta de

quien está preso de las formulaciones eternas, por eso admite “en la noche respiro el acorralado

aire de las preguntas”.

Desde esa mirada introspectiva, como en un abrir sucesivas puertas de la duda, aparece el temor

a perder el poder de expresarse con la palabra, teniendo asimismo la certeza de su presencia,

como vínculo fundamental sin la cual no es posible el decir del poeta.

Luego reflexiona, reconoce:”pero la palabra salva ciertas distancias…” y entonces, a través de un

incesante movimiento desde diferentes espacios imaginarios, reales o irreales continúa la

sinuosa marcha paso a paso por el sendero elegido para expresarse: la poesía.

Ana María Paris.
14 de Octubre de 2014 por Anónimo
Hola, cómo estan? comparto aquí las palabras de la escritora Mirta Gaziano, a quien le hago extensivo el agradecimiento por tomarse el tiempo de hacer el presente trabajo.

El poemario de Alberto Jesús Goicouría es pleno de imágenes puras como diamantes en bruto, como insinuaciones tenues que dicen lo necesario, dejando al espectador (lector), que siga proyectando su imaginario.
Dice, nombra, enumera, con riqueza expresiva, potencia emotiva, insinúa a modo de no cerrar el círculo y permitir la fluidez de aquellos que se atreven a conectar con un universo intangible o una propuesta hacia el pensamiento reflexivo por las vertientes filosóficas que contiene.
Manifiesta un claro análisis de emociones humanas y elementos naturales en conjunción con la vida en movimiento.
Leerlo es penetrar en senderos de vertientes oníricas, inaugurar pasajes de inusitadas pendientes a descubrir palabra a palabra.

Mirta Gaziano

http://www.sepaargentina.com.ar/index.php?option=com_content
4 de Marzo de 2015 por Anónimo
Amalgama de la fugacidad

Las preguntas siempre remiten a la necesidad de comprender por qué sucede lo que sucede, lo

que puede dar un maravilloso sentido a la existencia, y al mismo tiempo por qué aparece, en

forma inexorable, otro aspecto que transforma esa maravilla en oscuridad.

En Amalgama de la fugacidad la poesía de Alberto de Jesús Goucouría presenta fuertes

indagaciones que atañen al hombre, “humanidad de cepa misteriosa” cuando dice, tratando de

comprender al origen y los misterios de la vida misma “la penumbra nos abrió el alma y, sin

embargo, ¿caminamos hacia la luz?”

En ese espacio reflexivo los acontecimientos se suceden mientras el mundo continúa sin pausa y

sin prisa por un camino que no lleva a un lugar diferente, incansable búsqueda de la verdad que da

lugar al nacimiento de un canto que a veces toma la forma de un naufragio y por momentos la de

sentires de culpa, en un análisis profundo, filosófico, cuyos resultados tratan de alcanzar la

Juegos del tiempo que se transforma en un ayer-hoy-mañana, ante la mirada siempre atenta de

quien está preso de las formulaciones eternas, por eso admite “en la noche respiro el acorralado

aire de las preguntas”.

Desde esa mirada introspectiva, como en un abrir sucesivas puertas de la duda, aparece el temor

a perder el poder de expresarse con la palabra, teniendo asimismo la certeza de su presencia,

como vínculo fundamental sin la cual no es posible el decir del poeta.

Luego reflexiona, reconoce:”pero la palabra salva ciertas distancias…” y entonces, a través de un

incesante movimiento desde diferentes espacios imaginarios, reales o irreales continúa la

sinuosa marcha paso a paso por el sendero elegido para expresarse: la poesía.

Ana María Paris.
14 de Octubre de 2014 por Anónimo
Hola, cómo estan? comparto aquí las palabras de la escritora Mirta Gaziano, a quien le hago extensivo el agradecimiento por tomarse el tiempo de hacer el presente trabajo.

El poemario de Alberto Jesús Goicouría es pleno de imágenes puras como diamantes en bruto, como insinuaciones tenues que dicen lo necesario, dejando al espectador (lector), que siga proyectando su imaginario.
Dice, nombra, enumera, con riqueza expresiva, potencia emotiva, insinúa a modo de no cerrar el círculo y permitir la fluidez de aquellos que se atreven a conectar con un universo intangible o una propuesta hacia el pensamiento reflexivo por las vertientes filosóficas que contiene.
Manifiesta un claro análisis de emociones humanas y elementos naturales en conjunción con la vida en movimiento.
Leerlo es penetrar en senderos de vertientes oníricas, inaugurar pasajes de inusitadas pendientes a descubrir palabra a palabra.

Mirta Gaziano

http://www.sepaargentina.com.ar/index.php?option=com_content
4 de Marzo de 2015 por Anónimo
Amalgama de la fugacidad

Las preguntas siempre remiten a la necesidad de comprender por qué sucede lo que sucede, lo

que puede dar un maravilloso sentido a la existencia, y al mismo tiempo por qué aparece, en

forma inexorable, otro aspecto que transforma esa maravilla en oscuridad.

En Amalgama de la fugacidad la poesía de Alberto de Jesús Goucouría presenta fuertes

indagaciones que atañen al hombre, “humanidad de cepa misteriosa” cuando dice, tratando de

comprender al origen y los misterios de la vida misma “la penumbra nos abrió el alma y, sin

embargo, ¿caminamos hacia la luz?”

En ese espacio reflexivo los acontecimientos se suceden mientras el mundo continúa sin pausa y

sin prisa por un camino que no lleva a un lugar diferente, incansable búsqueda de la verdad que da

lugar al nacimiento de un canto que a veces toma la forma de un naufragio y por momentos la de

sentires de culpa, en un análisis profundo, filosófico, cuyos resultados tratan de alcanzar la

Juegos del tiempo que se transforma en un ayer-hoy-mañana, ante la mirada siempre atenta de

quien está preso de las formulaciones eternas, por eso admite “en la noche respiro el acorralado

aire de las preguntas”.

Desde esa mirada introspectiva, como en un abrir sucesivas puertas de la duda, aparece el temor

a perder el poder de expresarse con la palabra, teniendo asimismo la certeza de su presencia,

como vínculo fundamental sin la cual no es posible el decir del poeta.

Luego reflexiona, reconoce:”pero la palabra salva ciertas distancias…” y entonces, a través de un

incesante movimiento desde diferentes espacios imaginarios, reales o irreales continúa la

sinuosa marcha paso a paso por el sendero elegido para expresarse: la poesía.

Ana María Paris.
14 de Octubre de 2014 por Anónimo
Hola, cómo estan? comparto aquí las palabras de la escritora Mirta Gaziano, a quien le hago extensivo el agradecimiento por tomarse el tiempo de hacer el presente trabajo.

El poemario de Alberto Jesús Goicouría es pleno de imágenes puras como diamantes en bruto, como insinuaciones tenues que dicen lo necesario, dejando al espectador (lector), que siga proyectando su imaginario.
Dice, nombra, enumera, con riqueza expresiva, potencia emotiva, insinúa a modo de no cerrar el círculo y permitir la fluidez de aquellos que se atreven a conectar con un universo intangible o una propuesta hacia el pensamiento reflexivo por las vertientes filosóficas que contiene.
Manifiesta un claro análisis de emociones humanas y elementos naturales en conjunción con la vida en movimiento.
Leerlo es penetrar en senderos de vertientes oníricas, inaugurar pasajes de inusitadas pendientes a descubrir palabra a palabra.

Mirta Gaziano

http://www.sepaargentina.com.ar/index.php?option=com_content
4 de Marzo de 2015 por Anónimo
Amalgama de la fugacidad

Las preguntas siempre remiten a la necesidad de comprender por qué sucede lo que sucede, lo

que puede dar un maravilloso sentido a la existencia, y al mismo tiempo por qué aparece, en

forma inexorable, otro aspecto que transforma esa maravilla en oscuridad.

En Amalgama de la fugacidad la poesía de Alberto de Jesús Goucouría presenta fuertes

indagaciones que atañen al hombre, “humanidad de cepa misteriosa” cuando dice, tratando de

comprender al origen y los misterios de la vida misma “la penumbra nos abrió el alma y, sin

embargo, ¿caminamos hacia la luz?”

En ese espacio reflexivo los acontecimientos se suceden mientras el mundo continúa sin pausa y

sin prisa por un camino que no lleva a un lugar diferente, incansable búsqueda de la verdad que da

lugar al nacimiento de un canto que a veces toma la forma de un naufragio y por momentos la de

sentires de culpa, en un análisis profundo, filosófico, cuyos resultados tratan de alcanzar la

Juegos del tiempo que se transforma en un ayer-hoy-mañana, ante la mirada siempre atenta de

quien está preso de las formulaciones eternas, por eso admite “en la noche respiro el acorralado

aire de las preguntas”.

Desde esa mirada introspectiva, como en un abrir sucesivas puertas de la duda, aparece el temor

a perder el poder de expresarse con la palabra, teniendo asimismo la certeza de su presencia,

como vínculo fundamental sin la cual no es posible el decir del poeta.

Luego reflexiona, reconoce:”pero la palabra salva ciertas distancias…” y entonces, a través de un

incesante movimiento desde diferentes espacios imaginarios, reales o irreales continúa la

sinuosa marcha paso a paso por el sendero elegido para expresarse: la poesía.

Ana María Paris.
14 de Octubre de 2014 por Anónimo
Hola, cómo estan? comparto aquí las palabras de la escritora Mirta Gaziano, a quien le hago extensivo el agradecimiento por tomarse el tiempo de hacer el presente trabajo.

El poemario de Alberto Jesús Goicouría es pleno de imágenes puras como diamantes en bruto, como insinuaciones tenues que dicen lo necesario, dejando al espectador (lector), que siga proyectando su imaginario.
Dice, nombra, enumera, con riqueza expresiva, potencia emotiva, insinúa a modo de no cerrar el círculo y permitir la fluidez de aquellos que se atreven a conectar con un universo intangible o una propuesta hacia el pensamiento reflexivo por las vertientes filosóficas que contiene.
Manifiesta un claro análisis de emociones humanas y elementos naturales en conjunción con la vida en movimiento.
Leerlo es penetrar en senderos de vertientes oníricas, inaugurar pasajes de inusitadas pendientes a descubrir palabra a palabra.

Mirta Gaziano

http://www.sepaargentina.com.ar/index.php?option=com_content
4 de Marzo de 2015 por Anónimo
Amalgama de la fugacidad

Las preguntas siempre remiten a la necesidad de comprender por qué sucede lo que sucede, lo

que puede dar un maravilloso sentido a la existencia, y al mismo tiempo por qué aparece, en

forma inexorable, otro aspecto que transforma esa maravilla en oscuridad.

En Amalgama de la fugacidad la poesía de Alberto de Jesús Goucouría presenta fuertes

indagaciones que atañen al hombre, “humanidad de cepa misteriosa” cuando dice, tratando de

comprender al origen y los misterios de la vida misma “la penumbra nos abrió el alma y, sin

embargo, ¿caminamos hacia la luz?”

En ese espacio reflexivo los acontecimientos se suceden mientras el mundo continúa sin pausa y

sin prisa por un camino que no lleva a un lugar diferente, incansable búsqueda de la verdad que da

lugar al nacimiento de un canto que a veces toma la forma de un naufragio y por momentos la de

sentires de culpa, en un análisis profundo, filosófico, cuyos resultados tratan de alcanzar la

Juegos del tiempo que se transforma en un ayer-hoy-mañana, ante la mirada siempre atenta de

quien está preso de las formulaciones eternas, por eso admite “en la noche respiro el acorralado

aire de las preguntas”.

Desde esa mirada introspectiva, como en un abrir sucesivas puertas de la duda, aparece el temor

a perder el poder de expresarse con la palabra, teniendo asimismo la certeza de su presencia,

como vínculo fundamental sin la cual no es posible el decir del poeta.

Luego reflexiona, reconoce:”pero la palabra salva ciertas distancias…” y entonces, a través de un

incesante movimiento desde diferentes espacios imaginarios, reales o irreales continúa la

sinuosa marcha paso a paso por el sendero elegido para expresarse: la poesía.

Ana María Paris.
14 de Octubre de 2014 por Anónimo
Hola, cómo estan? comparto aquí las palabras de la escritora Mirta Gaziano, a quien le hago extensivo el agradecimiento por tomarse el tiempo de hacer el presente trabajo.

El poemario de Alberto Jesús Goicouría es pleno de imágenes puras como diamantes en bruto, como insinuaciones tenues que dicen lo necesario, dejando al espectador (lector), que siga proyectando su imaginario.
Dice, nombra, enumera, con riqueza expresiva, potencia emotiva, insinúa a modo de no cerrar el círculo y permitir la fluidez de aquellos que se atreven a conectar con un universo intangible o una propuesta hacia el pensamiento reflexivo por las vertientes filosóficas que contiene.
Manifiesta un claro análisis de emociones humanas y elementos naturales en conjunción con la vida en movimiento.
Leerlo es penetrar en senderos de vertientes oníricas, inaugurar pasajes de inusitadas pendientes a descubrir palabra a palabra.

Mirta Gaziano

http://www.sepaargentina.com.ar/index.php?option=com_content
4 de Marzo de 2015 por Anónimo
Amalgama de la fugacidad

Las preguntas siempre remiten a la necesidad de comprender por qué sucede lo que sucede, lo

que puede dar un maravilloso sentido a la existencia, y al mismo tiempo por qué aparece, en

forma inexorable, otro aspecto que transforma esa maravilla en oscuridad.

En Amalgama de la fugacidad la poesía de Alberto de Jesús Goucouría presenta fuertes

indagaciones que atañen al hombre, “humanidad de cepa misteriosa” cuando dice, tratando de

comprender al origen y los misterios de la vida misma “la penumbra nos abrió el alma y, sin

embargo, ¿caminamos hacia la luz?”

En ese espacio reflexivo los acontecimientos se suceden mientras el mundo continúa sin pausa y

sin prisa por un camino que no lleva a un lugar diferente, incansable búsqueda de la verdad que da

lugar al nacimiento de un canto que a veces toma la forma de un naufragio y por momentos la de

sentires de culpa, en un análisis profundo, filosófico, cuyos resultados tratan de alcanzar la

Juegos del tiempo que se transforma en un ayer-hoy-mañana, ante la mirada siempre atenta de

quien está preso de las formulaciones eternas, por eso admite “en la noche respiro el acorralado

aire de las preguntas”.

Desde esa mirada introspectiva, como en un abrir sucesivas puertas de la duda, aparece el temor

a perder el poder de expresarse con la palabra, teniendo asimismo la certeza de su presencia,

como vínculo fundamental sin la cual no es posible el decir del poeta.

Luego reflexiona, reconoce:”pero la palabra salva ciertas distancias…” y entonces, a través de un

incesante movimiento desde diferentes espacios imaginarios, reales o irreales continúa la

sinuosa marcha paso a paso por el sendero elegido para expresarse: la poesía.

Ana María Paris.
14 de Octubre de 2014 por Anónimo
Hola, cómo estan? comparto aquí las palabras de la escritora Mirta Gaziano, a quien le hago extensivo el agradecimiento por tomarse el tiempo de hacer el presente trabajo.

El poemario de Alberto Jesús Goicouría es pleno de imágenes puras como diamantes en bruto, como insinuaciones tenues que dicen lo necesario, dejando al espectador (lector), que siga proyectando su imaginario.
Dice, nombra, enumera, con riqueza expresiva, potencia emotiva, insinúa a modo de no cerrar el círculo y permitir la fluidez de aquellos que se atreven a conectar con un universo intangible o una propuesta hacia el pensamiento reflexivo por las vertientes filosóficas que contiene.
Manifiesta un claro análisis de emociones humanas y elementos naturales en conjunción con la vida en movimiento.
Leerlo es penetrar en senderos de vertientes oníricas, inaugurar pasajes de inusitadas pendientes a descubrir palabra a palabra.

Mirta Gaziano

http://www.sepaargentina.com.ar/index.php?option=com_content
4 de Marzo de 2015 por Anónimo
Amalgama de la fugacidad

Las preguntas siempre remiten a la necesidad de comprender por qué sucede lo que sucede, lo

que puede dar un maravilloso sentido a la existencia, y al mismo tiempo por qué aparece, en

forma inexorable, otro aspecto que transforma esa maravilla en oscuridad.

En Amalgama de la fugacidad la poesía de Alberto de Jesús Goucouría presenta fuertes

indagaciones que atañen al hombre, “humanidad de cepa misteriosa” cuando dice, tratando de

comprender al origen y los misterios de la vida misma “la penumbra nos abrió el alma y, sin

embargo, ¿caminamos hacia la luz?”

En ese espacio reflexivo los acontecimientos se suceden mientras el mundo continúa sin pausa y

sin prisa por un camino que no lleva a un lugar diferente, incansable búsqueda de la verdad que da

lugar al nacimiento de un canto que a veces toma la forma de un naufragio y por momentos la de

sentires de culpa, en un análisis profundo, filosófico, cuyos resultados tratan de alcanzar la

Juegos del tiempo que se transforma en un ayer-hoy-mañana, ante la mirada siempre atenta de

quien está preso de las formulaciones eternas, por eso admite “en la noche respiro el acorralado

aire de las preguntas”.

Desde esa mirada introspectiva, como en un abrir sucesivas puertas de la duda, aparece el temor

a perder el poder de expresarse con la palabra, teniendo asimismo la certeza de su presencia,

como vínculo fundamental sin la cual no es posible el decir del poeta.

Luego reflexiona, reconoce:”pero la palabra salva ciertas distancias…” y entonces, a través de un

incesante movimiento desde diferentes espacios imaginarios, reales o irreales continúa la

sinuosa marcha paso a paso por el sendero elegido para expresarse: la poesía.

Ana María Paris.
14 de Octubre de 2014 por Anónimo
Hola, cómo estan? comparto aquí las palabras de la escritora Mirta Gaziano, a quien le hago extensivo el agradecimiento por tomarse el tiempo de hacer el presente trabajo.

El poemario de Alberto Jesús Goicouría es pleno de imágenes puras como diamantes en bruto, como insinuaciones tenues que dicen lo necesario, dejando al espectador (lector), que siga proyectando su imaginario.
Dice, nombra, enumera, con riqueza expresiva, potencia emotiva, insinúa a modo de no cerrar el círculo y permitir la fluidez de aquellos que se atreven a conectar con un universo intangible o una propuesta hacia el pensamiento reflexivo por las vertientes filosóficas que contiene.
Manifiesta un claro análisis de emociones humanas y elementos naturales en conjunción con la vida en movimiento.
Leerlo es penetrar en senderos de vertientes oníricas, inaugurar pasajes de inusitadas pendientes a descubrir palabra a palabra.

Mirta Gaziano

http://www.sepaargentina.com.ar/index.php?option=com_content
4 de Marzo de 2015 por Anónimo
Amalgama de la fugacidad

Las preguntas siempre remiten a la necesidad de comprender por qué sucede lo que sucede, lo

que puede dar un maravilloso sentido a la existencia, y al mismo tiempo por qué aparece, en

forma inexorable, otro aspecto que transforma esa maravilla en oscuridad.

En Amalgama de la fugacidad la poesía de Alberto de Jesús Goucouría presenta fuertes

indagaciones que atañen al hombre, “humanidad de cepa misteriosa” cuando dice, tratando de

comprender al origen y los misterios de la vida misma “la penumbra nos abrió el alma y, sin

embargo, ¿caminamos hacia la luz?”

En ese espacio reflexivo los acontecimientos se suceden mientras el mundo continúa sin pausa y

sin prisa por un camino que no lleva a un lugar diferente, incansable búsqueda de la verdad que da

lugar al nacimiento de un canto que a veces toma la forma de un naufragio y por momentos la de

sentires de culpa, en un análisis profundo, filosófico, cuyos resultados tratan de alcanzar la

Juegos del tiempo que se transforma en un ayer-hoy-mañana, ante la mirada siempre atenta de

quien está preso de las formulaciones eternas, por eso admite “en la noche respiro el acorralado

aire de las preguntas”.

Desde esa mirada introspectiva, como en un abrir sucesivas puertas de la duda, aparece el temor

a perder el poder de expresarse con la palabra, teniendo asimismo la certeza de su presencia,

como vínculo fundamental sin la cual no es posible el decir del poeta.

Luego reflexiona, reconoce:”pero la palabra salva ciertas distancias…” y entonces, a través de un

incesante movimiento desde diferentes espacios imaginarios, reales o irreales continúa la

sinuosa marcha paso a paso por el sendero elegido para expresarse: la poesía.

Ana María Paris.
14 de Octubre de 2014 por Anónimo
Hola, cómo estan? comparto aquí las palabras de la escritora Mirta Gaziano, a quien le hago extensivo el agradecimiento por tomarse el tiempo de hacer el presente trabajo.

El poemario de Alberto Jesús Goicouría es pleno de imágenes puras como diamantes en bruto, como insinuaciones tenues que dicen lo necesario, dejando al espectador (lector), que siga proyectando su imaginario.
Dice, nombra, enumera, con riqueza expresiva, potencia emotiva, insinúa a modo de no cerrar el círculo y permitir la fluidez de aquellos que se atreven a conectar con un universo intangible o una propuesta hacia el pensamiento reflexivo por las vertientes filosóficas que contiene.
Manifiesta un claro análisis de emociones humanas y elementos naturales en conjunción con la vida en movimiento.
Leerlo es penetrar en senderos de vertientes oníricas, inaugurar pasajes de inusitadas pendientes a descubrir palabra a palabra.

Mirta Gaziano

http://www.sepaargentina.com.ar/index.php?option=com_content
4 de Marzo de 2015 por Anónimo
Amalgama de la fugacidad

Las preguntas siempre remiten a la necesidad de comprender por qué sucede lo que sucede, lo

que puede dar un maravilloso sentido a la existencia, y al mismo tiempo por qué aparece, en

forma inexorable, otro aspecto que transforma esa maravilla en oscuridad.

En Amalgama de la fugacidad la poesía de Alberto de Jesús Goucouría presenta fuertes

indagaciones que atañen al hombre, “humanidad de cepa misteriosa” cuando dice, tratando de

comprender al origen y los misterios de la vida misma “la penumbra nos abrió el alma y, sin

embargo, ¿caminamos hacia la luz?”

En ese espacio reflexivo los acontecimientos se suceden mientras el mundo continúa sin pausa y

sin prisa por un camino que no lleva a un lugar diferente, incansable búsqueda de la verdad que da

lugar al nacimiento de un canto que a veces toma la forma de un naufragio y por momentos la de

sentires de culpa, en un análisis profundo, filosófico, cuyos resultados tratan de alcanzar la

Juegos del tiempo que se transforma en un ayer-hoy-mañana, ante la mirada siempre atenta de

quien está preso de las formulaciones eternas, por eso admite “en la noche respiro el acorralado

aire de las preguntas”.

Desde esa mirada introspectiva, como en un abrir sucesivas puertas de la duda, aparece el temor

a perder el poder de expresarse con la palabra, teniendo asimismo la certeza de su presencia,

como vínculo fundamental sin la cual no es posible el decir del poeta.

Luego reflexiona, reconoce:”pero la palabra salva ciertas distancias…” y entonces, a través de un

incesante movimiento desde diferentes espacios imaginarios, reales o irreales continúa la

sinuosa marcha paso a paso por el sendero elegido para expresarse: la poesía.

Ana María Paris.
14 de Octubre de 2014 por Anónimo
Hola, cómo estan? comparto aquí las palabras de la escritora Mirta Gaziano, a quien le hago extensivo el agradecimiento por tomarse el tiempo de hacer el presente trabajo.

El poemario de Alberto Jesús Goicouría es pleno de imágenes puras como diamantes en bruto, como insinuaciones tenues que dicen lo necesario, dejando al espectador (lector), que siga proyectando su imaginario.
Dice, nombra, enumera, con riqueza expresiva, potencia emotiva, insinúa a modo de no cerrar el círculo y permitir la fluidez de aquellos que se atreven a conectar con un universo intangible o una propuesta hacia el pensamiento reflexivo por las vertientes filosóficas que contiene.
Manifiesta un claro análisis de emociones humanas y elementos naturales en conjunción con la vida en movimiento.
Leerlo es penetrar en senderos de vertientes oníricas, inaugurar pasajes de inusitadas pendientes a descubrir palabra a palabra.

Mirta Gaziano

http://www.sepaargentina.com.ar/index.php?option=com_content
4 de Marzo de 2015 por Anónimo
Amalgama de la fugacidad

Las preguntas siempre remiten a la necesidad de comprender por qué sucede lo que sucede, lo

que puede dar un maravilloso sentido a la existencia, y al mismo tiempo por qué aparece, en

forma inexorable, otro aspecto que transforma esa maravilla en oscuridad.

En Amalgama de la fugacidad la poesía de Alberto de Jesús Goucouría presenta fuertes

indagaciones que atañen al hombre, “humanidad de cepa misteriosa” cuando dice, tratando de

comprender al origen y los misterios de la vida misma “la penumbra nos abrió el alma y, sin

embargo, ¿caminamos hacia la luz?”

En ese espacio reflexivo los acontecimientos se suceden mientras el mundo continúa sin pausa y

sin prisa por un camino que no lleva a un lugar diferente, incansable búsqueda de la verdad que da

lugar al nacimiento de un canto que a veces toma la forma de un naufragio y por momentos la de

sentires de culpa, en un análisis profundo, filosófico, cuyos resultados tratan de alcanzar la

Juegos del tiempo que se transforma en un ayer-hoy-mañana, ante la mirada siempre atenta de

quien está preso de las formulaciones eternas, por eso admite “en la noche respiro el acorralado

aire de las preguntas”.

Desde esa mirada introspectiva, como en un abrir sucesivas puertas de la duda, aparece el temor

a perder el poder de expresarse con la palabra, teniendo asimismo la certeza de su presencia,

como vínculo fundamental sin la cual no es posible el decir del poeta.

Luego reflexiona, reconoce:”pero la palabra salva ciertas distancias…” y entonces, a través de un

incesante movimiento desde diferentes espacios imaginarios, reales o irreales continúa la

sinuosa marcha paso a paso por el sendero elegido para expresarse: la poesía.

Ana María Paris.
14 de Octubre de 2014 por Anónimo
Hola, cómo estan? comparto aquí las palabras de la escritora Mirta Gaziano, a quien le hago extensivo el agradecimiento por tomarse el tiempo de hacer el presente trabajo.

El poemario de Alberto Jesús Goicouría es pleno de imágenes puras como diamantes en bruto, como insinuaciones tenues que dicen lo necesario, dejando al espectador (lector), que siga proyectando su imaginario.
Dice, nombra, enumera, con riqueza expresiva, potencia emotiva, insinúa a modo de no cerrar el círculo y permitir la fluidez de aquellos que se atreven a conectar con un universo intangible o una propuesta hacia el pensamiento reflexivo por las vertientes filosóficas que contiene.
Manifiesta un claro análisis de emociones humanas y elementos naturales en conjunción con la vida en movimiento.
Leerlo es penetrar en senderos de vertientes oníricas, inaugurar pasajes de inusitadas pendientes a descubrir palabra a palabra.

Mirta Gaziano

http://www.sepaargentina.com.ar/index.php?option=com_content
4 de Marzo de 2015 por Anónimo
Amalgama de la fugacidad

Las preguntas siempre remiten a la necesidad de comprender por qué sucede lo que sucede, lo

que puede dar un maravilloso sentido a la existencia, y al mismo tiempo por qué aparece, en

forma inexorable, otro aspecto que transforma esa maravilla en oscuridad.

En Amalgama de la fugacidad la poesía de Alberto de Jesús Goucouría presenta fuertes

indagaciones que atañen al hombre, “humanidad de cepa misteriosa” cuando dice, tratando de

comprender al origen y los misterios de la vida misma “la penumbra nos abrió el alma y, sin

embargo, ¿caminamos hacia la luz?”

En ese espacio reflexivo los acontecimientos se suceden mientras el mundo continúa sin pausa y

sin prisa por un camino que no lleva a un lugar diferente, incansable búsqueda de la verdad que da

lugar al nacimiento de un canto que a veces toma la forma de un naufragio y por momentos la de

sentires de culpa, en un análisis profundo, filosófico, cuyos resultados tratan de alcanzar la

Juegos del tiempo que se transforma en un ayer-hoy-mañana, ante la mirada siempre atenta de

quien está preso de las formulaciones eternas, por eso admite “en la noche respiro el acorralado

aire de las preguntas”.

Desde esa mirada introspectiva, como en un abrir sucesivas puertas de la duda, aparece el temor

a perder el poder de expresarse con la palabra, teniendo asimismo la certeza de su presencia,

como vínculo fundamental sin la cual no es posible el decir del poeta.

Luego reflexiona, reconoce:”pero la palabra salva ciertas distancias…” y entonces, a través de un

incesante movimiento desde diferentes espacios imaginarios, reales o irreales continúa la

sinuosa marcha paso a paso por el sendero elegido para expresarse: la poesía.

Ana María Paris.
14 de Octubre de 2014 por Anónimo
Hola, cómo estan? comparto aquí las palabras de la escritora Mirta Gaziano, a quien le hago extensivo el agradecimiento por tomarse el tiempo de hacer el presente trabajo.

El poemario de Alberto Jesús Goicouría es pleno de imágenes puras como diamantes en bruto, como insinuaciones tenues que dicen lo necesario, dejando al espectador (lector), que siga proyectando su imaginario.
Dice, nombra, enumera, con riqueza expresiva, potencia emotiva, insinúa a modo de no cerrar el círculo y permitir la fluidez de aquellos que se atreven a conectar con un universo intangible o una propuesta hacia el pensamiento reflexivo por las vertientes filosóficas que contiene.
Manifiesta un claro análisis de emociones humanas y elementos naturales en conjunción con la vida en movimiento.
Leerlo es penetrar en senderos de vertientes oníricas, inaugurar pasajes de inusitadas pendientes a descubrir palabra a palabra.

Mirta Gaziano

http://www.sepaargentina.com.ar/index.php?option=com_content
4 de Marzo de 2015 por Anónimo
Amalgama de la fugacidad

Las preguntas siempre remiten a la necesidad de comprender por qué sucede lo que sucede, lo

que puede dar un maravilloso sentido a la existencia, y al mismo tiempo por qué aparece, en

forma inexorable, otro aspecto que transforma esa maravilla en oscuridad.

En Amalgama de la fugacidad la poesía de Alberto de Jesús Goucouría presenta fuertes

indagaciones que atañen al hombre, “humanidad de cepa misteriosa” cuando dice, tratando de

comprender al origen y los misterios de la vida misma “la penumbra nos abrió el alma y, sin

embargo, ¿caminamos hacia la luz?”

En ese espacio reflexivo los acontecimientos se suceden mientras el mundo continúa sin pausa y

sin prisa por un camino que no lleva a un lugar diferente, incansable búsqueda de la verdad que da

lugar al nacimiento de un canto que a veces toma la forma de un naufragio y por momentos la de

sentires de culpa, en un análisis profundo, filosófico, cuyos resultados tratan de alcanzar la

Juegos del tiempo que se transforma en un ayer-hoy-mañana, ante la mirada siempre atenta de

quien está preso de las formulaciones eternas, por eso admite “en la noche respiro el acorralado

aire de las preguntas”.

Desde esa mirada introspectiva, como en un abrir sucesivas puertas de la duda, aparece el temor

a perder el poder de expresarse con la palabra, teniendo asimismo la certeza de su presencia,

como vínculo fundamental sin la cual no es posible el decir del poeta.

Luego reflexiona, reconoce:”pero la palabra salva ciertas distancias…” y entonces, a través de un

incesante movimiento desde diferentes espacios imaginarios, reales o irreales continúa la

sinuosa marcha paso a paso por el sendero elegido para expresarse: la poesía.

Ana María Paris.
14 de Octubre de 2014 por Anónimo
Hola, cómo estan? comparto aquí las palabras de la escritora Mirta Gaziano, a quien le hago extensivo el agradecimiento por tomarse el tiempo de hacer el presente trabajo.

El poemario de Alberto Jesús Goicouría es pleno de imágenes puras como diamantes en bruto, como insinuaciones tenues que dicen lo necesario, dejando al espectador (lector), que siga proyectando su imaginario.
Dice, nombra, enumera, con riqueza expresiva, potencia emotiva, insinúa a modo de no cerrar el círculo y permitir la fluidez de aquellos que se atreven a conectar con un universo intangible o una propuesta hacia el pensamiento reflexivo por las vertientes filosóficas que contiene.
Manifiesta un claro análisis de emociones humanas y elementos naturales en conjunción con la vida en movimiento.
Leerlo es penetrar en senderos de vertientes oníricas, inaugurar pasajes de inusitadas pendientes a descubrir palabra a palabra.

Mirta Gaziano

http://www.sepaargentina.com.ar/index.php?option=com_content
4 de Marzo de 2015 por Anónimo
Amalgama de la fugacidad

Las preguntas siempre remiten a la necesidad de comprender por qué sucede lo que sucede, lo

que puede dar un maravilloso sentido a la existencia, y al mismo tiempo por qué aparece, en

forma inexorable, otro aspecto que transforma esa maravilla en oscuridad.

En Amalgama de la fugacidad la poesía de Alberto de Jesús Goucouría presenta fuertes

indagaciones que atañen al hombre, “humanidad de cepa misteriosa” cuando dice, tratando de

comprender al origen y los misterios de la vida misma “la penumbra nos abrió el alma y, sin

embargo, ¿caminamos hacia la luz?”

En ese espacio reflexivo los acontecimientos se suceden mientras el mundo continúa sin pausa y

sin prisa por un camino que no lleva a un lugar diferente, incansable búsqueda de la verdad que da

lugar al nacimiento de un canto que a veces toma la forma de un naufragio y por momentos la de

sentires de culpa, en un análisis profundo, filosófico, cuyos resultados tratan de alcanzar la

Juegos del tiempo que se transforma en un ayer-hoy-mañana, ante la mirada siempre atenta de

quien está preso de las formulaciones eternas, por eso admite “en la noche respiro el acorralado

aire de las preguntas”.

Desde esa mirada introspectiva, como en un abrir sucesivas puertas de la duda, aparece el temor

a perder el poder de expresarse con la palabra, teniendo asimismo la certeza de su presencia,

como vínculo fundamental sin la cual no es posible el decir del poeta.

Luego reflexiona, reconoce:”pero la palabra salva ciertas distancias…” y entonces, a través de un

incesante movimiento desde diferentes espacios imaginarios, reales o irreales continúa la

sinuosa marcha paso a paso por el sendero elegido para expresarse: la poesía.

Ana María Paris.
14 de Octubre de 2014 por Anónimo
Hola, cómo estan? comparto aquí las palabras de la escritora Mirta Gaziano, a quien le hago extensivo el agradecimiento por tomarse el tiempo de hacer el presente trabajo.

El poemario de Alberto Jesús Goicouría es pleno de imágenes puras como diamantes en bruto, como insinuaciones tenues que dicen lo necesario, dejando al espectador (lector), que siga proyectando su imaginario.
Dice, nombra, enumera, con riqueza expresiva, potencia emotiva, insinúa a modo de no cerrar el círculo y permitir la fluidez de aquellos que se atreven a conectar con un universo intangible o una propuesta hacia el pensamiento reflexivo por las vertientes filosóficas que contiene.
Manifiesta un claro análisis de emociones humanas y elementos naturales en conjunción con la vida en movimiento.
Leerlo es penetrar en senderos de vertientes oníricas, inaugurar pasajes de inusitadas pendientes a descubrir palabra a palabra.

Mirta Gaziano

http://www.sepaargentina.com.ar/index.php?option=com_content
4 de Marzo de 2015 por Anónimo
Amalgama de la fugacidad

Las preguntas siempre remiten a la necesidad de comprender por qué sucede lo que sucede, lo

que puede dar un maravilloso sentido a la existencia, y al mismo tiempo por qué aparece, en

forma inexorable, otro aspecto que transforma esa maravilla en oscuridad.

En Amalgama de la fugacidad la poesía de Alberto de Jesús Goucouría presenta fuertes

indagaciones que atañen al hombre, “humanidad de cepa misteriosa” cuando dice, tratando de

comprender al origen y los misterios de la vida misma “la penumbra nos abrió el alma y, sin

embargo, ¿caminamos hacia la luz?”

En ese espacio reflexivo los acontecimientos se suceden mientras el mundo continúa sin pausa y

sin prisa por un camino que no lleva a un lugar diferente, incansable búsqueda de la verdad que da

lugar al nacimiento de un canto que a veces toma la forma de un naufragio y por momentos la de

sentires de culpa, en un análisis profundo, filosófico, cuyos resultados tratan de alcanzar la

Juegos del tiempo que se transforma en un ayer-hoy-mañana, ante la mirada siempre atenta de

quien está preso de las formulaciones eternas, por eso admite “en la noche respiro el acorralado

aire de las preguntas”.

Desde esa mirada introspectiva, como en un abrir sucesivas puertas de la duda, aparece el temor

a perder el poder de expresarse con la palabra, teniendo asimismo la certeza de su presencia,

como vínculo fundamental sin la cual no es posible el decir del poeta.

Luego reflexiona, reconoce:”pero la palabra salva ciertas distancias…” y entonces, a través de un

incesante movimiento desde diferentes espacios imaginarios, reales o irreales continúa la

sinuosa marcha paso a paso por el sendero elegido para expresarse: la poesía.

Ana María Paris.
14 de Octubre de 2014 por Anónimo
Hola, cómo estan? comparto aquí las palabras de la escritora Mirta Gaziano, a quien le hago extensivo el agradecimiento por tomarse el tiempo de hacer el presente trabajo.

El poemario de Alberto Jesús Goicouría es pleno de imágenes puras como diamantes en bruto, como insinuaciones tenues que dicen lo necesario, dejando al espectador (lector), que siga proyectando su imaginario.
Dice, nombra, enumera, con riqueza expresiva, potencia emotiva, insinúa a modo de no cerrar el círculo y permitir la fluidez de aquellos que se atreven a conectar con un universo intangible o una propuesta hacia el pensamiento reflexivo por las vertientes filosóficas que contiene.
Manifiesta un claro análisis de emociones humanas y elementos naturales en conjunción con la vida en movimiento.
Leerlo es penetrar en senderos de vertientes oníricas, inaugurar pasajes de inusitadas pendientes a descubrir palabra a palabra.

Mirta Gaziano

http://www.sepaargentina.com.ar/index.php?option=com_content
4 de Marzo de 2015 por Anónimo
Amalgama de la fugacidad

Las preguntas siempre remiten a la necesidad de comprender por qué sucede lo que sucede, lo

que puede dar un maravilloso sentido a la existencia, y al mismo tiempo por qué aparece, en

forma inexorable, otro aspecto que transforma esa maravilla en oscuridad.

En Amalgama de la fugacidad la poesía de Alberto de Jesús Goucouría presenta fuertes

indagaciones que atañen al hombre, “humanidad de cepa misteriosa” cuando dice, tratando de

comprender al origen y los misterios de la vida misma “la penumbra nos abrió el alma y, sin

embargo, ¿caminamos hacia la luz?”

En ese espacio reflexivo los acontecimientos se suceden mientras el mundo continúa sin pausa y

sin prisa por un camino que no lleva a un lugar diferente, incansable búsqueda de la verdad que da

lugar al nacimiento de un canto que a veces toma la forma de un naufragio y por momentos la de

sentires de culpa, en un análisis profundo, filosófico, cuyos resultados tratan de alcanzar la

Juegos del tiempo que se transforma en un ayer-hoy-mañana, ante la mirada siempre atenta de

quien está preso de las formulaciones eternas, por eso admite “en la noche respiro el acorralado

aire de las preguntas”.

Desde esa mirada introspectiva, como en un abrir sucesivas puertas de la duda, aparece el temor

a perder el poder de expresarse con la palabra, teniendo asimismo la certeza de su presencia,

como vínculo fundamental sin la cual no es posible el decir del poeta.

Luego reflexiona, reconoce:”pero la palabra salva ciertas distancias…” y entonces, a través de un

incesante movimiento desde diferentes espacios imaginarios, reales o irreales continúa la

sinuosa marcha paso a paso por el sendero elegido para expresarse: la poesía.

Ana María Paris.
14 de Octubre de 2014 por Anónimo
Hola, cómo estan? comparto aquí las palabras de la escritora Mirta Gaziano, a quien le hago extensivo el agradecimiento por tomarse el tiempo de hacer el presente trabajo.

El poemario de Alberto Jesús Goicouría es pleno de imágenes puras como diamantes en bruto, como insinuaciones tenues que dicen lo necesario, dejando al espectador (lector), que siga proyectando su imaginario.
Dice, nombra, enumera, con riqueza expresiva, potencia emotiva, insinúa a modo de no cerrar el círculo y permitir la fluidez de aquellos que se atreven a conectar con un universo intangible o una propuesta hacia el pensamiento reflexivo por las vertientes filosóficas que contiene.
Manifiesta un claro análisis de emociones humanas y elementos naturales en conjunción con la vida en movimiento.
Leerlo es penetrar en senderos de vertientes oníricas, inaugurar pasajes de inusitadas pendientes a descubrir palabra a palabra.

Mirta Gaziano

http://www.sepaargentina.com.ar/index.php?option=com_content
4 de Marzo de 2015 por Anónimo
Amalgama de la fugacidad

Las preguntas siempre remiten a la necesidad de comprender por qué sucede lo que sucede, lo

que puede dar un maravilloso sentido a la existencia, y al mismo tiempo por qué aparece, en

forma inexorable, otro aspecto que transforma esa maravilla en oscuridad.

En Amalgama de la fugacidad la poesía de Alberto de Jesús Goucouría presenta fuertes

indagaciones que atañen al hombre, “humanidad de cepa misteriosa” cuando dice, tratando de

comprender al origen y los misterios de la vida misma “la penumbra nos abrió el alma y, sin

embargo, ¿caminamos hacia la luz?”

En ese espacio reflexivo los acontecimientos se suceden mientras el mundo continúa sin pausa y

sin prisa por un camino que no lleva a un lugar diferente, incansable búsqueda de la verdad que da

lugar al nacimiento de un canto que a veces toma la forma de un naufragio y por momentos la de

sentires de culpa, en un análisis profundo, filosófico, cuyos resultados tratan de alcanzar la

Juegos del tiempo que se transforma en un ayer-hoy-mañana, ante la mirada siempre atenta de

quien está preso de las formulaciones eternas, por eso admite “en la noche respiro el acorralado

aire de las preguntas”.

Desde esa mirada introspectiva, como en un abrir sucesivas puertas de la duda, aparece el temor

a perder el poder de expresarse con la palabra, teniendo asimismo la certeza de su presencia,

como vínculo fundamental sin la cual no es posible el decir del poeta.

Luego reflexiona, reconoce:”pero la palabra salva ciertas distancias…” y entonces, a través de un

incesante movimiento desde diferentes espacios imaginarios, reales o irreales continúa la

sinuosa marcha paso a paso por el sendero elegido para expresarse: la poesía.

Ana María Paris.
14 de Octubre de 2014 por Anónimo
Hola, cómo estan? comparto aquí las palabras de la escritora Mirta Gaziano, a quien le hago extensivo el agradecimiento por tomarse el tiempo de hacer el presente trabajo.

El poemario de Alberto Jesús Goicouría es pleno de imágenes puras como diamantes en bruto, como insinuaciones tenues que dicen lo necesario, dejando al espectador (lector), que siga proyectando su imaginario.
Dice, nombra, enumera, con riqueza expresiva, potencia emotiva, insinúa a modo de no cerrar el círculo y permitir la fluidez de aquellos que se atreven a conectar con un universo intangible o una propuesta hacia el pensamiento reflexivo por las vertientes filosóficas que contiene.
Manifiesta un claro análisis de emociones humanas y elementos naturales en conjunción con la vida en movimiento.
Leerlo es penetrar en senderos de vertientes oníricas, inaugurar pasajes de inusitadas pendientes a descubrir palabra a palabra.

Mirta Gaziano

http://www.sepaargentina.com.ar/index.php?option=com_content
4 de Marzo de 2015 por Anónimo
Amalgama de la fugacidad

Las preguntas siempre remiten a la necesidad de comprender por qué sucede lo que sucede, lo

que puede dar un maravilloso sentido a la existencia, y al mismo tiempo por qué aparece, en

forma inexorable, otro aspecto que transforma esa maravilla en oscuridad.

En Amalgama de la fugacidad la poesía de Alberto de Jesús Goucouría presenta fuertes

indagaciones que atañen al hombre, “humanidad de cepa misteriosa” cuando dice, tratando de

comprender al origen y los misterios de la vida misma “la penumbra nos abrió el alma y, sin

embargo, ¿caminamos hacia la luz?”

En ese espacio reflexivo los acontecimientos se suceden mientras el mundo continúa sin pausa y

sin prisa por un camino que no lleva a un lugar diferente, incansable búsqueda de la verdad que da

lugar al nacimiento de un canto que a veces toma la forma de un naufragio y por momentos la de

sentires de culpa, en un análisis profundo, filosófico, cuyos resultados tratan de alcanzar la

Juegos del tiempo que se transforma en un ayer-hoy-mañana, ante la mirada siempre atenta de

quien está preso de las formulaciones eternas, por eso admite “en la noche respiro el acorralado

aire de las preguntas”.

Desde esa mirada introspectiva, como en un abrir sucesivas puertas de la duda, aparece el temor

a perder el poder de expresarse con la palabra, teniendo asimismo la certeza de su presencia,

como vínculo fundamental sin la cual no es posible el decir del poeta.

Luego reflexiona, reconoce:”pero la palabra salva ciertas distancias…” y entonces, a través de un

incesante movimiento desde diferentes espacios imaginarios, reales o irreales continúa la

sinuosa marcha paso a paso por el sendero elegido para expresarse: la poesía.

Ana María Paris.
14 de Octubre de 2014 por Anónimo
Hola, cómo estan? comparto aquí las palabras de la escritora Mirta Gaziano, a quien le hago extensivo el agradecimiento por tomarse el tiempo de hacer el presente trabajo.

El poemario de Alberto Jesús Goicouría es pleno de imágenes puras como diamantes en bruto, como insinuaciones tenues que dicen lo necesario, dejando al espectador (lector), que siga proyectando su imaginario.
Dice, nombra, enumera, con riqueza expresiva, potencia emotiva, insinúa a modo de no cerrar el círculo y permitir la fluidez de aquellos que se atreven a conectar con un universo intangible o una propuesta hacia el pensamiento reflexivo por las vertientes filosóficas que contiene.
Manifiesta un claro análisis de emociones humanas y elementos naturales en conjunción con la vida en movimiento.
Leerlo es penetrar en senderos de vertientes oníricas, inaugurar pasajes de inusitadas pendientes a descubrir palabra a palabra.

Mirta Gaziano

http://www.sepaargentina.com.ar/index.php?option=com_content
4 de Marzo de 2015 por Anónimo
Amalgama de la fugacidad

Las preguntas siempre remiten a la necesidad de comprender por qué sucede lo que sucede, lo

que puede dar un maravilloso sentido a la existencia, y al mismo tiempo por qué aparece, en

forma inexorable, otro aspecto que transforma esa maravilla en oscuridad.

En Amalgama de la fugacidad la poesía de Alberto de Jesús Goucouría presenta fuertes

indagaciones que atañen al hombre, “humanidad de cepa misteriosa” cuando dice, tratando de

comprender al origen y los misterios de la vida misma “la penumbra nos abrió el alma y, sin

embargo, ¿caminamos hacia la luz?”

En ese espacio reflexivo los acontecimientos se suceden mientras el mundo continúa sin pausa y

sin prisa por un camino que no lleva a un lugar diferente, incansable búsqueda de la verdad que da

lugar al nacimiento de un canto que a veces toma la forma de un naufragio y por momentos la de

sentires de culpa, en un análisis profundo, filosófico, cuyos resultados tratan de alcanzar la

Juegos del tiempo que se transforma en un ayer-hoy-mañana, ante la mirada siempre atenta de

quien está preso de las formulaciones eternas, por eso admite “en la noche respiro el acorralado

aire de las preguntas”.

Desde esa mirada introspectiva, como en un abrir sucesivas puertas de la duda, aparece el temor

a perder el poder de expresarse con la palabra, teniendo asimismo la certeza de su presencia,

como vínculo fundamental sin la cual no es posible el decir del poeta.

Luego reflexiona, reconoce:”pero la palabra salva ciertas distancias…” y entonces, a través de un

incesante movimiento desde diferentes espacios imaginarios, reales o irreales continúa la

sinuosa marcha paso a paso por el sendero elegido para expresarse: la poesía.

Ana María Paris.
14 de Octubre de 2014 por Anónimo
Hola, cómo estan? comparto aquí las palabras de la escritora Mirta Gaziano, a quien le hago extensivo el agradecimiento por tomarse el tiempo de hacer el presente trabajo.

El poemario de Alberto Jesús Goicouría es pleno de imágenes puras como diamantes en bruto, como insinuaciones tenues que dicen lo necesario, dejando al espectador (lector), que siga proyectando su imaginario.
Dice, nombra, enumera, con riqueza expresiva, potencia emotiva, insinúa a modo de no cerrar el círculo y permitir la fluidez de aquellos que se atreven a conectar con un universo intangible o una propuesta hacia el pensamiento reflexivo por las vertientes filosóficas que contiene.
Manifiesta un claro análisis de emociones humanas y elementos naturales en conjunción con la vida en movimiento.
Leerlo es penetrar en senderos de vertientes oníricas, inaugurar pasajes de inusitadas pendientes a descubrir palabra a palabra.

Mirta Gaziano

http://www.sepaargentina.com.ar/index.php?option=com_content
4 de Marzo de 2015 por Anónimo
Amalgama de la fugacidad

Las preguntas siempre remiten a la necesidad de comprender por qué sucede lo que sucede, lo

que puede dar un maravilloso sentido a la existencia, y al mismo tiempo por qué aparece, en

forma inexorable, otro aspecto que transforma esa maravilla en oscuridad.

En Amalgama de la fugacidad la poesía de Alberto de Jesús Goucouría presenta fuertes

indagaciones que atañen al hombre, “humanidad de cepa misteriosa” cuando dice, tratando de

comprender al origen y los misterios de la vida misma “la penumbra nos abrió el alma y, sin

embargo, ¿caminamos hacia la luz?”

En ese espacio reflexivo los acontecimientos se suceden mientras el mundo continúa sin pausa y

sin prisa por un camino que no lleva a un lugar diferente, incansable búsqueda de la verdad que da

lugar al nacimiento de un canto que a veces toma la forma de un naufragio y por momentos la de

sentires de culpa, en un análisis profundo, filosófico, cuyos resultados tratan de alcanzar la

Juegos del tiempo que se transforma en un ayer-hoy-mañana, ante la mirada siempre atenta de

quien está preso de las formulaciones eternas, por eso admite “en la noche respiro el acorralado

aire de las preguntas”.

Desde esa mirada introspectiva, como en un abrir sucesivas puertas de la duda, aparece el temor

a perder el poder de expresarse con la palabra, teniendo asimismo la certeza de su presencia,

como vínculo fundamental sin la cual no es posible el decir del poeta.

Luego reflexiona, reconoce:”pero la palabra salva ciertas distancias…” y entonces, a través de un

incesante movimiento desde diferentes espacios imaginarios, reales o irreales continúa la

sinuosa marcha paso a paso por el sendero elegido para expresarse: la poesía.

Ana María Paris.
14 de Octubre de 2014 por Anónimo
Hola, cómo estan? comparto aquí las palabras de la escritora Mirta Gaziano, a quien le hago extensivo el agradecimiento por tomarse el tiempo de hacer el presente trabajo.

El poemario de Alberto Jesús Goicouría es pleno de imágenes puras como diamantes en bruto, como insinuaciones tenues que dicen lo necesario, dejando al espectador (lector), que siga proyectando su imaginario.
Dice, nombra, enumera, con riqueza expresiva, potencia emotiva, insinúa a modo de no cerrar el círculo y permitir la fluidez de aquellos que se atreven a conectar con un universo intangible o una propuesta hacia el pensamiento reflexivo por las vertientes filosóficas que contiene.
Manifiesta un claro análisis de emociones humanas y elementos naturales en conjunción con la vida en movimiento.
Leerlo es penetrar en senderos de vertientes oníricas, inaugurar pasajes de inusitadas pendientes a descubrir palabra a palabra.

Mirta Gaziano

http://www.sepaargentina.com.ar/index.php?option=com_content
4 de Marzo de 2015 por Anónimo
Amalgama de la fugacidad

Las preguntas siempre remiten a la necesidad de comprender por qué sucede lo que sucede, lo

que puede dar un maravilloso sentido a la existencia, y al mismo tiempo por qué aparece, en

forma inexorable, otro aspecto que transforma esa maravilla en oscuridad.

En Amalgama de la fugacidad la poesía de Alberto de Jesús Goucouría presenta fuertes

indagaciones que atañen al hombre, “humanidad de cepa misteriosa” cuando dice, tratando de

comprender al origen y los misterios de la vida misma “la penumbra nos abrió el alma y, sin

embargo, ¿caminamos hacia la luz?”

En ese espacio reflexivo los acontecimientos se suceden mientras el mundo continúa sin pausa y

sin prisa por un camino que no lleva a un lugar diferente, incansable búsqueda de la verdad que da

lugar al nacimiento de un canto que a veces toma la forma de un naufragio y por momentos la de

sentires de culpa, en un análisis profundo, filosófico, cuyos resultados tratan de alcanzar la

Juegos del tiempo que se transforma en un ayer-hoy-mañana, ante la mirada siempre atenta de

quien está preso de las formulaciones eternas, por eso admite “en la noche respiro el acorralado

aire de las preguntas”.

Desde esa mirada introspectiva, como en un abrir sucesivas puertas de la duda, aparece el temor

a perder el poder de expresarse con la palabra, teniendo asimismo la certeza de su presencia,

como vínculo fundamental sin la cual no es posible el decir del poeta.

Luego reflexiona, reconoce:”pero la palabra salva ciertas distancias…” y entonces, a través de un

incesante movimiento desde diferentes espacios imaginarios, reales o irreales continúa la

sinuosa marcha paso a paso por el sendero elegido para expresarse: la poesía.

Ana María Paris.
14 de Octubre de 2014 por Anónimo
Hola, cómo estan? comparto aquí las palabras de la escritora Mirta Gaziano, a quien le hago extensivo el agradecimiento por tomarse el tiempo de hacer el presente trabajo.

El poemario de Alberto Jesús Goicouría es pleno de imágenes puras como diamantes en bruto, como insinuaciones tenues que dicen lo necesario, dejando al espectador (lector), que siga proyectando su imaginario.
Dice, nombra, enumera, con riqueza expresiva, potencia emotiva, insinúa a modo de no cerrar el círculo y permitir la fluidez de aquellos que se atreven a conectar con un universo intangible o una propuesta hacia el pensamiento reflexivo por las vertientes filosóficas que contiene.
Manifiesta un claro análisis de emociones humanas y elementos naturales en conjunción con la vida en movimiento.
Leerlo es penetrar en senderos de vertientes oníricas, inaugurar pasajes de inusitadas pendientes a descubrir palabra a palabra.

Mirta Gaziano

http://www.sepaargentina.com.ar/index.php?option=com_content
4 de Marzo de 2015 por Anónimo
Amalgama de la fugacidad

Las preguntas siempre remiten a la necesidad de comprender por qué sucede lo que sucede, lo

que puede dar un maravilloso sentido a la existencia, y al mismo tiempo por qué aparece, en

forma inexorable, otro aspecto que transforma esa maravilla en oscuridad.

En Amalgama de la fugacidad la poesía de Alberto de Jesús Goucouría presenta fuertes

indagaciones que atañen al hombre, “humanidad de cepa misteriosa” cuando dice, tratando de

comprender al origen y los misterios de la vida misma “la penumbra nos abrió el alma y, sin

embargo, ¿caminamos hacia la luz?”

En ese espacio reflexivo los acontecimientos se suceden mientras el mundo continúa sin pausa y

sin prisa por un camino que no lleva a un lugar diferente, incansable búsqueda de la verdad que da

lugar al nacimiento de un canto que a veces toma la forma de un naufragio y por momentos la de

sentires de culpa, en un análisis profundo, filosófico, cuyos resultados tratan de alcanzar la

Juegos del tiempo que se transforma en un ayer-hoy-mañana, ante la mirada siempre atenta de

quien está preso de las formulaciones eternas, por eso admite “en la noche respiro el acorralado

aire de las preguntas”.

Desde esa mirada introspectiva, como en un abrir sucesivas puertas de la duda, aparece el temor

a perder el poder de expresarse con la palabra, teniendo asimismo la certeza de su presencia,

como vínculo fundamental sin la cual no es posible el decir del poeta.

Luego reflexiona, reconoce:”pero la palabra salva ciertas distancias…” y entonces, a través de un

incesante movimiento desde diferentes espacios imaginarios, reales o irreales continúa la

sinuosa marcha paso a paso por el sendero elegido para expresarse: la poesía.

Ana María Paris.
14 de Octubre de 2014 por Anónimo
Hola, cómo estan? comparto aquí las palabras de la escritora Mirta Gaziano, a quien le hago extensivo el agradecimiento por tomarse el tiempo de hacer el presente trabajo.

El poemario de Alberto Jesús Goicouría es pleno de imágenes puras como diamantes en bruto, como insinuaciones tenues que dicen lo necesario, dejando al espectador (lector), que siga proyectando su imaginario.
Dice, nombra, enumera, con riqueza expresiva, potencia emotiva, insinúa a modo de no cerrar el círculo y permitir la fluidez de aquellos que se atreven a conectar con un universo intangible o una propuesta hacia el pensamiento reflexivo por las vertientes filosóficas que contiene.
Manifiesta un claro análisis de emociones humanas y elementos naturales en conjunción con la vida en movimiento.
Leerlo es penetrar en senderos de vertientes oníricas, inaugurar pasajes de inusitadas pendientes a descubrir palabra a palabra.

Mirta Gaziano

http://www.sepaargentina.com.ar/index.php?option=com_content
4 de Marzo de 2015 por Anónimo
Amalgama de la fugacidad

Las preguntas siempre remiten a la necesidad de comprender por qué sucede lo que sucede, lo

que puede dar un maravilloso sentido a la existencia, y al mismo tiempo por qué aparece, en

forma inexorable, otro aspecto que transforma esa maravilla en oscuridad.

En Amalgama de la fugacidad la poesía de Alberto de Jesús Goucouría presenta fuertes

indagaciones que atañen al hombre, “humanidad de cepa misteriosa” cuando dice, tratando de

comprender al origen y los misterios de la vida misma “la penumbra nos abrió el alma y, sin

embargo, ¿caminamos hacia la luz?”

En ese espacio reflexivo los acontecimientos se suceden mientras el mundo continúa sin pausa y

sin prisa por un camino que no lleva a un lugar diferente, incansable búsqueda de la verdad que da

lugar al nacimiento de un canto que a veces toma la forma de un naufragio y por momentos la de

sentires de culpa, en un análisis profundo, filosófico, cuyos resultados tratan de alcanzar la

Juegos del tiempo que se transforma en un ayer-hoy-mañana, ante la mirada siempre atenta de

quien está preso de las formulaciones eternas, por eso admite “en la noche respiro el acorralado

aire de las preguntas”.

Desde esa mirada introspectiva, como en un abrir sucesivas puertas de la duda, aparece el temor

a perder el poder de expresarse con la palabra, teniendo asimismo la certeza de su presencia,

como vínculo fundamental sin la cual no es posible el decir del poeta.

Luego reflexiona, reconoce:”pero la palabra salva ciertas distancias…” y entonces, a través de un

incesante movimiento desde diferentes espacios imaginarios, reales o irreales continúa la

sinuosa marcha paso a paso por el sendero elegido para expresarse: la poesía.

Ana María Paris.
14 de Octubre de 2014 por Anónimo
Hola, cómo estan? comparto aquí las palabras de la escritora Mirta Gaziano, a quien le hago extensivo el agradecimiento por tomarse el tiempo de hacer el presente trabajo.

El poemario de Alberto Jesús Goicouría es pleno de imágenes puras como diamantes en bruto, como insinuaciones tenues que dicen lo necesario, dejando al espectador (lector), que siga proyectando su imaginario.
Dice, nombra, enumera, con riqueza expresiva, potencia emotiva, insinúa a modo de no cerrar el círculo y permitir la fluidez de aquellos que se atreven a conectar con un universo intangible o una propuesta hacia el pensamiento reflexivo por las vertientes filosóficas que contiene.
Manifiesta un claro análisis de emociones humanas y elementos naturales en conjunción con la vida en movimiento.
Leerlo es penetrar en senderos de vertientes oníricas, inaugurar pasajes de inusitadas pendientes a descubrir palabra a palabra.

Mirta Gaziano

http://www.sepaargentina.com.ar/index.php?option=com_content
4 de Marzo de 2015 por Anónimo
Amalgama de la fugacidad

Las preguntas siempre remiten a la necesidad de comprender por qué sucede lo que sucede, lo

que puede dar un maravilloso sentido a la existencia, y al mismo tiempo por qué aparece, en

forma inexorable, otro aspecto que transforma esa maravilla en oscuridad.

En Amalgama de la fugacidad la poesía de Alberto de Jesús Goucouría presenta fuertes

indagaciones que atañen al hombre, “humanidad de cepa misteriosa” cuando dice, tratando de

comprender al origen y los misterios de la vida misma “la penumbra nos abrió el alma y, sin

embargo, ¿caminamos hacia la luz?”

En ese espacio reflexivo los acontecimientos se suceden mientras el mundo continúa sin pausa y

sin prisa por un camino que no lleva a un lugar diferente, incansable búsqueda de la verdad que da

lugar al nacimiento de un canto que a veces toma la forma de un naufragio y por momentos la de

sentires de culpa, en un análisis profundo, filosófico, cuyos resultados tratan de alcanzar la

Juegos del tiempo que se transforma en un ayer-hoy-mañana, ante la mirada siempre atenta de

quien está preso de las formulaciones eternas, por eso admite “en la noche respiro el acorralado

aire de las preguntas”.

Desde esa mirada introspectiva, como en un abrir sucesivas puertas de la duda, aparece el temor

a perder el poder de expresarse con la palabra, teniendo asimismo la certeza de su presencia,

como vínculo fundamental sin la cual no es posible el decir del poeta.

Luego reflexiona, reconoce:”pero la palabra salva ciertas distancias…” y entonces, a través de un

incesante movimiento desde diferentes espacios imaginarios, reales o irreales continúa la

sinuosa marcha paso a paso por el sendero elegido para expresarse: la poesía.

Ana María Paris.
14 de Octubre de 2014 por Anónimo
Hola, cómo estan? comparto aquí las palabras de la escritora Mirta Gaziano, a quien le hago extensivo el agradecimiento por tomarse el tiempo de hacer el presente trabajo.

El poemario de Alberto Jesús Goicouría es pleno de imágenes puras como diamantes en bruto, como insinuaciones tenues que dicen lo necesario, dejando al espectador (lector), que siga proyectando su imaginario.
Dice, nombra, enumera, con riqueza expresiva, potencia emotiva, insinúa a modo de no cerrar el círculo y permitir la fluidez de aquellos que se atreven a conectar con un universo intangible o una propuesta hacia el pensamiento reflexivo por las vertientes filosóficas que contiene.
Manifiesta un claro análisis de emociones humanas y elementos naturales en conjunción con la vida en movimiento.
Leerlo es penetrar en senderos de vertientes oníricas, inaugurar pasajes de inusitadas pendientes a descubrir palabra a palabra.

Mirta Gaziano

http://www.sepaargentina.com.ar/index.php?option=com_content
4 de Marzo de 2015 por Anónimo
Amalgama de la fugacidad

Las preguntas siempre remiten a la necesidad de comprender por qué sucede lo que sucede, lo

que puede dar un maravilloso sentido a la existencia, y al mismo tiempo por qué aparece, en

forma inexorable, otro aspecto que transforma esa maravilla en oscuridad.

En Amalgama de la fugacidad la poesía de Alberto de Jesús Goucouría presenta fuertes

indagaciones que atañen al hombre, “humanidad de cepa misteriosa” cuando dice, tratando de

comprender al origen y los misterios de la vida misma “la penumbra nos abrió el alma y, sin

embargo, ¿caminamos hacia la luz?”

En ese espacio reflexivo los acontecimientos se suceden mientras el mundo continúa sin pausa y

sin prisa por un camino que no lleva a un lugar diferente, incansable búsqueda de la verdad que da

lugar al nacimiento de un canto que a veces toma la forma de un naufragio y por momentos la de

sentires de culpa, en un análisis profundo, filosófico, cuyos resultados tratan de alcanzar la

Juegos del tiempo que se transforma en un ayer-hoy-mañana, ante la mirada siempre atenta de

quien está preso de las formulaciones eternas, por eso admite “en la noche respiro el acorralado

aire de las preguntas”.

Desde esa mirada introspectiva, como en un abrir sucesivas puertas de la duda, aparece el temor

a perder el poder de expresarse con la palabra, teniendo asimismo la certeza de su presencia,

como vínculo fundamental sin la cual no es posible el decir del poeta.

Luego reflexiona, reconoce:”pero la palabra salva ciertas distancias…” y entonces, a través de un

incesante movimiento desde diferentes espacios imaginarios, reales o irreales continúa la

sinuosa marcha paso a paso por el sendero elegido para expresarse: la poesía.

Ana María Paris.
14 de Octubre de 2014 por Anónimo
Hola, cómo estan? comparto aquí las palabras de la escritora Mirta Gaziano, a quien le hago extensivo el agradecimiento por tomarse el tiempo de hacer el presente trabajo.

El poemario de Alberto Jesús Goicouría es pleno de imágenes puras como diamantes en bruto, como insinuaciones tenues que dicen lo necesario, dejando al espectador (lector), que siga proyectando su imaginario.
Dice, nombra, enumera, con riqueza expresiva, potencia emotiva, insinúa a modo de no cerrar el círculo y permitir la fluidez de aquellos que se atreven a conectar con un universo intangible o una propuesta hacia el pensamiento reflexivo por las vertientes filosóficas que contiene.
Manifiesta un claro análisis de emociones humanas y elementos naturales en conjunción con la vida en movimiento.
Leerlo es penetrar en senderos de vertientes oníricas, inaugurar pasajes de inusitadas pendientes a descubrir palabra a palabra.

Mirta Gaziano

http://www.sepaargentina.com.ar/index.php?option=com_content
4 de Marzo de 2015 por Anónimo
Amalgama de la fugacidad

Las preguntas siempre remiten a la necesidad de comprender por qué sucede lo que sucede, lo

que puede dar un maravilloso sentido a la existencia, y al mismo tiempo por qué aparece, en

forma inexorable, otro aspecto que transforma esa maravilla en oscuridad.

En Amalgama de la fugacidad la poesía de Alberto de Jesús Goucouría presenta fuertes

indagaciones que atañen al hombre, “humanidad de cepa misteriosa” cuando dice, tratando de

comprender al origen y los misterios de la vida misma “la penumbra nos abrió el alma y, sin

embargo, ¿caminamos hacia la luz?”

En ese espacio reflexivo los acontecimientos se suceden mientras el mundo continúa sin pausa y

sin prisa por un camino que no lleva a un lugar diferente, incansable búsqueda de la verdad que da

lugar al nacimiento de un canto que a veces toma la forma de un naufragio y por momentos la de

sentires de culpa, en un análisis profundo, filosófico, cuyos resultados tratan de alcanzar la

Juegos del tiempo que se transforma en un ayer-hoy-mañana, ante la mirada siempre atenta de

quien está preso de las formulaciones eternas, por eso admite “en la noche respiro el acorralado

aire de las preguntas”.

Desde esa mirada introspectiva, como en un abrir sucesivas puertas de la duda, aparece el temor

a perder el poder de expresarse con la palabra, teniendo asimismo la certeza de su presencia,

como vínculo fundamental sin la cual no es posible el decir del poeta.

Luego reflexiona, reconoce:”pero la palabra salva ciertas distancias…” y entonces, a través de un

incesante movimiento desde diferentes espacios imaginarios, reales o irreales continúa la

sinuosa marcha paso a paso por el sendero elegido para expresarse: la poesía.

Ana María Paris.
14 de Octubre de 2014 por Anónimo
Hola, cómo estan? comparto aquí las palabras de la escritora Mirta Gaziano, a quien le hago extensivo el agradecimiento por tomarse el tiempo de hacer el presente trabajo.

El poemario de Alberto Jesús Goicouría es pleno de imágenes puras como diamantes en bruto, como insinuaciones tenues que dicen lo necesario, dejando al espectador (lector), que siga proyectando su imaginario.
Dice, nombra, enumera, con riqueza expresiva, potencia emotiva, insinúa a modo de no cerrar el círculo y permitir la fluidez de aquellos que se atreven a conectar con un universo intangible o una propuesta hacia el pensamiento reflexivo por las vertientes filosóficas que contiene.
Manifiesta un claro análisis de emociones humanas y elementos naturales en conjunción con la vida en movimiento.
Leerlo es penetrar en senderos de vertientes oníricas, inaugurar pasajes de inusitadas pendientes a descubrir palabra a palabra.

Mirta Gaziano

http://www.sepaargentina.com.ar/index.php?option=com_content
4 de Marzo de 2015 por Anónimo
Amalgama de la fugacidad

Las preguntas siempre remiten a la necesidad de comprender por qué sucede lo que sucede, lo

que puede dar un maravilloso sentido a la existencia, y al mismo tiempo por qué aparece, en

forma inexorable, otro aspecto que transforma esa maravilla en oscuridad.

En Amalgama de la fugacidad la poesía de Alberto de Jesús Goucouría presenta fuertes

indagaciones que atañen al hombre, “humanidad de cepa misteriosa” cuando dice, tratando de

comprender al origen y los misterios de la vida misma “la penumbra nos abrió el alma y, sin

embargo, ¿caminamos hacia la luz?”

En ese espacio reflexivo los acontecimientos se suceden mientras el mundo continúa sin pausa y

sin prisa por un camino que no lleva a un lugar diferente, incansable búsqueda de la verdad que da

lugar al nacimiento de un canto que a veces toma la forma de un naufragio y por momentos la de

sentires de culpa, en un análisis profundo, filosófico, cuyos resultados tratan de alcanzar la

Juegos del tiempo que se transforma en un ayer-hoy-mañana, ante la mirada siempre atenta de

quien está preso de las formulaciones eternas, por eso admite “en la noche respiro el acorralado

aire de las preguntas”.

Desde esa mirada introspectiva, como en un abrir sucesivas puertas de la duda, aparece el temor

a perder el poder de expresarse con la palabra, teniendo asimismo la certeza de su presencia,

como vínculo fundamental sin la cual no es posible el decir del poeta.

Luego reflexiona, reconoce:”pero la palabra salva ciertas distancias…” y entonces, a través de un

incesante movimiento desde diferentes espacios imaginarios, reales o irreales continúa la

sinuosa marcha paso a paso por el sendero elegido para expresarse: la poesía.

Ana María Paris.
14 de Octubre de 2014 por Anónimo
Hola, cómo estan? comparto aquí las palabras de la escritora Mirta Gaziano, a quien le hago extensivo el agradecimiento por tomarse el tiempo de hacer el presente trabajo.

El poemario de Alberto Jesús Goicouría es pleno de imágenes puras como diamantes en bruto, como insinuaciones tenues que dicen lo necesario, dejando al espectador (lector), que siga proyectando su imaginario.
Dice, nombra, enumera, con riqueza expresiva, potencia emotiva, insinúa a modo de no cerrar el círculo y permitir la fluidez de aquellos que se atreven a conectar con un universo intangible o una propuesta hacia el pensamiento reflexivo por las vertientes filosóficas que contiene.
Manifiesta un claro análisis de emociones humanas y elementos naturales en conjunción con la vida en movimiento.
Leerlo es penetrar en senderos de vertientes oníricas, inaugurar pasajes de inusitadas pendientes a descubrir palabra a palabra.

Mirta Gaziano

http://www.sepaargentina.com.ar/index.php?option=com_content
Los clientes que compraron este libro también compraron

La librería Bubok cuenta con más de 70.000 títulos publicados. ¿Todavía no encuentras el tuyo? Aquí te presentamos algunas lecturas recomendadas basándonos en las valoraciones de lectores que compraron este mismo libro.
¿No es lo que buscabas? Descubre toda nuestra selección en la librería: ebooks, publicaciones en papel, de descarga gratuita, de temáticas especializadas... ¡Feliz lectura!

Bubok es una editorial que brinda a cualquier autor las herramientas y servicios necesarios para editar sus obras, publicarlas y venderlas en más de siete países, tanto en formato digital como en papel, con tiradas a partir de un solo ejemplar. Los acuerdos de Bubok permiten vender este catálogo en cientos de plataformas digitales y librerías físicas.
Si quieres descubrir las posibilidades de edición y publicación para tu libro, ponte en contacto con nosotros a través de este formulario y comenzaremos a dar forma a tu proyecto.

Si necesitas ayuda, contáctame, te atenderé al instante.
ABRE UN CHAT INSTANTÁNEO SI NECESITAS AYUDA


¿Quieres que te informemos de cómo publicar tu obra? Déjanos tu teléfono y te llamamos sin compromiso.

Introduce el nombre

Introduce el teléfono

Introduce el E-mail

Introduce un email válido

Escoge el estado del manuscrito

La finalidad de la recogida de sus datos es para poder atender su solicitud de información, sin cederlos a terceros, siendo responsable del tratamiento Bubok Publishing, s.l.. La legitimación se basa en su propio consentimiento, teniendo usted derecho a acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, tal y como se explica en la Política de privacidad

Debes validar que no eres un robot

Gracias por contactar con Bubok, su mensaje ha sido enviado con éxito. Una persona de nuestro departamento de asesoría al cliente se pondrá en contacto contigo a la mayor brevedad.
Enviar