bubok.co utiliza cookies propias y de terceros. Si continua navegando, consideramos que acepta nuestra política de cookies. OK
Buscar en Bubok

YANET FRANCO GUZMAN

El Creador,  un día decide bajar de su Gran Trono, para echar un vistazo de primera mano a la tierra.  Pero antes, programa una reunión con su Hijo y  El Espíritu Santo, para lo cual se llevan a cabo preparativos especiales en el Cielo.

Antes de emprender el descenso, ocurren algunos acontecimientos, con especial interés, como el deceso de doña Lorenza, una importante y acaudalada matrona; también  fallece en un accidente, Luis,  un drogadicto, habitante de la calle de los que llaman “desechables”. Las dos almas llegan a la Presencia del Todopoderoso para rendir cuentas y aquí se desarrolla una trama un tanto jocosa pero muy interesante que lleva al lector a reflexionar sobre lo que ocurre en nuestro hermoso pero muy maltratado planeta tierra.

Para bajar del Cielo, Dios necesita un cuerpo humano en el cual camuflarse, pues desea pasar desapercibido, para poder observar qué hacen los humanos.- Dicho cuerpo requiere de unas características especiales, para lo cual se dispone de un equipo angelical que lleve a cabo dicha labor.

Pero en todo esto, lógicamente se entromete el mal espíritu llamado satanás, quien usa diferentes medios para oponerse a que Dios baje a la tierra, ya que no le conviene que le arrebaten las almas que  tiene listas para llevarse al infierno. Así que él también dispone de su ejército maligno para colocar obstáculos a la Misión Divina.

“El día que Dios se perdió en la Gran Ciudad”, es una historia relatada en forma de cuento, pero la mayoría de sus apartes son tomados de la vida real; algunos  le harán reír y otros quizás le saquen  una lágrima.

De forma divertida, el lector encontrará una trama interesante que despertará su curiosidad por saber en qué va a parar todo este asunto que involucra seres del más allá y del más acá, incluyendo desde Dios hasta Presidentes, acompañados de los demonios y hasta indigentes.  Pero lo más importante, es que al final, seguramente, le hará pensar acerca de la situación que vivimos y que aunque tal vez pensemos que no nos afecta, todos estamos comprometidos, simplemente por existir y vivir en este Planeta.

La historia se desarrolla en el Cielo, el infierno y por supuesto,  la tierra, la cual es identificada como La Gran Ciudad.                 Sin embargo, por ser la autora colombiana, muchas escenas las podríamos encontrar en alguna calle Bogotana o de una Ciudad latina, aunque en cualquier País del mundo puede ocurrir lo mismo sin extrañeza, ya que la injusticia y la violencia están extendidas  por toda la tierra.