Calendario 08 / enero / 2020 Cantidad de comentario Sin Comentarios
Algunos consejos para diseñar una cubierta de calidad

Diseñar la cubierta de tu libro será la primera medida comercial que tomes para tu libro. Será lo primero que vean sobre él en las estanterías y en las tiendas digitales, por lo que deberá ser un trabajo gráfico de calidad que le haga justicia al contenido de tu libro. A continuación encontrarás algunas recomendaciones pensadas para evitar los errores más comunes en los diseños de cubierta.

Algunas consideraciones preliminares

Considera un diseño profesional

La apariencia de un libro puede afectar a su éxito, especialmente si es de publicación independiente. Si te sientes inseguro o no tienes las habilidades técnicas para ejecutar tu propio diseño, recuerda que siempre puedes recurrir a un profesional y adqurir un diseño profesional de cubierta.

Sin embargo, hay momentos en los que no contamos con los recursos o simplemente somos del tipo «hágalo usted mismo». En este post te ofrecemos algunas recomendaciones básicas para componer un diseño de portada de calidad que complemente el contenido de nuestra obra.

Busca inspiración en otros libros

El consejo base para que tengas claro cómo deseas que sea la cubierta de tu libo s que busques ejemplos en los cuales basarte. Visita una librería o una biblioteca donde puedas observar otros títulos. Podrás hacerte una idea general e incluso tomar alguno como referencia.

Simplificados, los elementos que componen la cubierta de un libro, son solo dos, el texto y las imágenes. Ambos se conjuntan y forman una unidad gráfica. Por ello hay que tener consideraciones particulares al trabajar cada uno de ellos.

Esquema libro 1- diseñar una portada

Recomendaciones para trabajar los textos de cubierta

Comenzaremos por los textos de cubierta –portada, contraportada y solapas–:

Elige una tipografía legible

Procura que la tipografía que componga tu cubierta se pueda leer bien y colócala en un tamaño adecuado. Para el lector, identificar el título y el nombre del autor de una obra manera rápida y fácil es crucial, de otra forma, desestimara la obra o podría pasarla por alto.

Procura no utilizar fuentes como Comic Sans o Papyrus

Además de ser inadecuadas, están asociadas con los diseños de baja calidad y los diseños que las emplean son motivo de burlas en la red. Lo cierto que es que dan una apariencia poco seria al libro, incluso aunque el resto del diseño apunte a lo contrario.

La diferencia en este caso es bastante clara; esta edición en inglés de El guardián entre el centeno pierde toda la elegancia en Comic Sans.

Con sin comic-diseñar una portada

No emplees demasiadas tipografías

Si quieres destacar algún elemento en la portada lo mejor es jerarquizar por tamaños, entre más sobria sea una portada, es mejor. Este caso lo podemos ejemplificar también en la portada de Sallinger.

Sé mesurado con los efectos gráficos

Evita a toda costa elementos como wordarts o diseños preconfigurados de Windows u otras herramientas de texto. Estos resultan poco atractivos y en su mayoría son diseños de muy baja calidad.

Cuida mucho la ortografía

Basta un solo «error de dedo» en portada para que un libro pierda por completo el interés de los compradores. es por ello que tu portada debe tener una ortografía impecable. Algunos errores comunes son olvidar que los títulos no llevan puntos y que las mayúsculas sí se tildan. Además, si tu título contiene algún carácter especial como guiones, corchetes u otros signos, lo mejor es que verifiques la ortografía adecuada de estos en algún manual de redacción.

En este ejemplo, pese a que la segunda portada es mucho más sobria, tiene una mejor apariencia no solo por el tipo de letra, además por la buena ortografía.

ejemplo de una portada bien hecha y mal hecha-diseñar una portada

No solo cuides la «portada»

Cuida los márgenes y apariencia de todos los textos, incluyendo de contracubierta y solapas. Recuerda que aunque estos detalles no se aprecien en las miniaturas de las tiendas digitales, cuando el lector toma el libro de una estantería, lo analizará como una unidad y ahí la «contra», como también se le llama, será casi tan importante como la portada.

Aquí tenemos el ejemplo de una contraportada y una solapa realizadas correctamente. El texto está centrado y la imagen, en el caso de la solapa, está integrada con el texto.

Diseñar una portada

 

Recomendaciones para trabajar las imágenes de tu cubierta

Entramos entonces al territorio de las imágenes, un elemento crucial de la portada y malamente subestimado.

Busca una imagen que tenga la calidad y tamaño adecuadas

Elegir la resolución adecuada para la imagen dependerá del formato de la obra. Los impresos -cubiertas e interiores- requieren imágenes en alta resolución, 300dpi es la medida recomendada, mientras que las portadas digitales funcionan bien con una resolución media de 150dpi, .Aquí puedes ver cómo varía la apariencia de imagen según su resolución.

Diseñar una portada

Para verificar la resolución de una imagen, basta que la guardes, des click derecho y luego selecciones propiedades. Selecciona la pestaña Detalles y ahí podrás ver todos los datos sobre la imagen, incluyendo la resolución.

Infórmate sobre los derechos de autor de la imagen que elegiste

En algunos casos, las imágenes que provienen de internet poseen copyright. Es importante que corrobores si existe la posibilidad de que te cedan el uso de una imagen o si se trata de una imagen de libre uso. En cualquier caso, recuerda añadir el nombre del autor en la página de créditos de tu libro.

Evita los lugares comunes

Las fotos de amaneceres, puestas de sol, el océano, nubes esponjosas, dibujos de tus niños y otros lugares comunes restan credibilidad a la obra e incluso falta de originalidad. A menos de que se trate de un elemento significativo en tu historia, piensa en otro tipo de referencias.

Esta cubierta ilustra con dibujos infantiles, pero estos forman parte de una composición que añade otros elementos que le dan otra apariencia al libro:

 

diseñar una cubierta-bubok

Evita las «imágenes en cajas»

 

Jane Friedman llama a esto el «diseño camiseta». Además de ser poco atractivo, suelen perderse por completo en las miniaturas. Es increíble que incluso los profesionales usan esta fórmula, pero para un libro nuevo que se aventura en el circuito comercial, pagará mejor un diseño más arriesgado. Esta es la «cubierta camiseta»:

diseñar una cubierta-bubok


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto las políticas de privacidad