Calendario 08 / febrero / 2013 Cantidad de comentario Sin Comentarios
unir tu historia-Bubok

Cuando empiezas a escribir tu libro, sin duda tienes un final en la cabeza. Sin embargo, para llegar a la última página de cualquier novela hay un largo camino que recorrer y pueden pasar muchas cosas en el trayecto. Puede ser difícil unir tu historia cuando estás empezando a escribir.

Esto no es un problema siempre que tengas el inicio de la historia en mente. Los finales más fuertes son siempre aquellos que están vinculados con el principio. No es necesario seguir un camino fácil y directo hacia el final, pero siempre tienes que recordar de dónde vienes y por dónde has pasado. En cierto modo, el principio y el final son imágenes reflejadas en un espejo, el principio hace una pregunta y el final debe responderla. Esta es la clave para que una historia triunfe y aquellos que fallan al responder las preguntas ponen en riesgo su objetivo de llegar a ser un autor de éxito.

Por supuesto, muchos libros e historias de éxito tienen finales ambiguos, sin embargo, puede ser un gran riesgo y aunque algunas preguntas se pueden dejar sin resolver, no se puede hacer con todas. La historia sigue teniendo el propósito de llegar a una situación relacionada con el principio.

Formular las preguntas correctas al comienzo de tu historia te permitirá contestarlas más fácilmente en el final. Pero, ¿cuáles son estas preguntas tan importantes? La primera que necesita ser formulada es la pregunta gancho, cuyo propósito es atraer la atención del lector instantáneamente. Puede ser contestada rápidamente después de formularla, pero necesita hacer que el lector querer seguir pasando página tras página.

La pregunta que tiene que ser contestada al final es la cuestión de la historia y contiene los temas que se irán desarrollando durante todo el camino a través de la trama. Las preguntas más comunes incluyen:

–        ¿Se enamorarán?

–        ¿Prevalecerá la justicia?

–        ¿Atraparán a los malos?

Habrá preguntas más específicas que formular para cada personaje y su propia situación, pero, de nuevo, necesitarán ser planteadas en el inicio y resueltas al final.

Una vez que esta pregunta o preguntas hayan sido formuladas, necesitarás anotarlo para asegurarte de que la contestarás al final. No te dejes llevar por sub-argumentos, contestar a la pregunta principal será la única manera de conseguir continuidad. Sitúa tu respuesta correctamente, no la contestes muy rápido y no la arrastres demasiado porque se volverá aburrido.

Necesitarás dedicarle tiempo a las respuestas antes de coger lápiz y papel, pero no te olvides de dedicarte tiempo a ti mismo porque planificándote podrás crear un argumento fuerte con personajes bien desarrollados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto las políticas de privacidad